Cómo cuidar un bonsái

No es complicado cuidar un bonsái, aunque tampoco es un árbol que podamos dejar crecer sin controlarlo. Si, has leído bien, estamos hablando de un árbol. De hecho, si traducimos la palabra, el significado será literalmente árbol que crece en bandeja.

Los bonsáis son plantados en pequeñas macetas, por lo que se deben seguir una serie de directrices de mantenimiento. Además de saber cómo proceder con la poda del bosai, habrá que saber cómo regarlo, abonarlo y trasplantarlo llegado el momento.

¿Cómo mantener un bonsái?

Riego

Probablemente, el factor más importante si no queremos que el bonsái se muera. La frecuencia del riesgo dependerá de diferentes circunstancias:

-La especie del árbol.

-Su tamaño.

-La forma de la bandeja.

-La mezcla del suelo.

-Las condiciones climatológicas.

Puedes seguir estas claves para saber cuándo debes regarlo:

-Cuando la tierra esté ligeramente seca (usa los dedos para controlar la humedad).

-No lo riegues siguiendo una rutina diaria, ya que podrías aplicar una cantidad de agua excesiva.

-Usa una mezcla de suelo que esté compuesta de akadama + pomice + roca volcánica (en proporción ½ – ¼ – ¼). Si no vas a poder regarlo con la frecuencia suficiente, apuesta por elevar la proporción de akadama.

Abonado

Es crucial que se abone regularmente el bonsái durante la época de crecimiento, ya que de otra forma no podrá sobrevivir. Un árbol convencional puede extender su sistema radicular, con el objetivo de alcanzar así los nutrientes que necesita para asegurar su supervivencia. En cambio, los bonsáis, cómo están dispuestos en macetas, no lo pueden hacer.

Es por ello, por lo que de nosotros depende ir renovando el sustrato, de manera que puedan obtener de la tierra esos nutrientes.

Trasplante

Por mucho que controlemos el sustrato y el riego, tarde o temprano se saturará la tierra de raíces, y esto puede hacer que el bonsái muera. Por ello, habrá que realizar trasplantes de forma regular.

Un error muy común consiste en pensar que el trasplante hace que el bonsái parezca pequeño… pero nada más lejos, lo que hará será que el árbol obtenga nuevos nutrientes, consiguiendo así crecer y florecer.

Poda

La poda básica en un bonsái es un proceso que se llama pinzado, en el que usamos nuestros dedos como pinzas para eliminar lo que sobra del árbol. Este proceso se debería hacer durante todo el año, con el objetivo de asegurar la estructura del árbol.

Al comprar el bonsái apreciaremos que ya tiene una forma determinada, por lo que el proceso de poda tan solo busca mantenerlo.

Este corte no debe hacerse al azar, si no que tan solo será aplicado en ramas que tengan entre 6-8 pares de hojas, retirando también los brotes que nazcan del tronco y que tengan hojas amarillas.

También tenemos una poda más drástica en la que usamos tijeras de poda. Es más común en bonsáis que todavía son jóvenes, que deben ser moldeados. Se eliminarán las ramas que crezcan hacia el tronco o hacia la base, las que se crucen o que crezcan en exceso.

Estas son algunas de las claves que te permitirán mantener el bonsái en buenas condiciones.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*