¿Cómo hablar con Dios?

Jesús nos enseña cómo hablar con Dios, y esto está reflejado a lo largo del Nuevo Testamento. Lo hace a través del Padre Nuestro. Y esta oración la han tenido millones de personas desde el principio de los tiempos.

También tienes estas oraciones de agradecimiento a Dios que te permitirán saber como comunicarte.

En ocasiones no sabemos cómo dirigirnos a Dios, o no tenemos la certeza de que nos pueda llegar a atender.

En este artículo vamos a intentar solucionar las preguntas más habituales sobre este tema.

¿Es posible hablar con Dios y que nos escuche?

Según las narraciones descritas en el Nuevo Testamento si, es posible hablar con Dios. De hecho, lo hacen tanto Abrahám, como Moisés, y los profetas eran capaces de comunicarse con el Creador.

Sin embargo, escuchar al Señor no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana, si no que se requerirá de toda una vida para aprender cómo hacerlo. Habrá que aprender a percibir su constancia, detenerse a apreciar las señales y dejarle espacio en las oraciones.

Esto del espacio es muy importante: desde pequeños, nuestros padres nos han enseñado a empezar y a terminar el día con una oración que prácticamente recitábamos de memoria. Hay que entender lo que se dice y dar un cierto espacio entre frase y frase para poder tener un tiempo de interactuación. Nunca se sabe cuándo podemos recibir señales de algún ente divino.

El significado exacto de rezar

¿Pero exactamente que es rezar? Rezar no es otra cosa que comunicarse con Dios. Desde la Creación, el señor llama a todo ser desde la nada hacia la existencia. Incluso hasta en el caso de que el hombre haya perdido su parecido con Dios (después del Pecado), todavía conservará el deseo de “Aquel que le ha creado y le busca”.

La atracción a la Oración es un sentimiento innato en cualquier individuo. Es Dios quien toma la iniciativa para comunicarse con el Hombre, poniéndonos en nuestro ser el deseo de buscarle, de intentar comunicarnos con él.

Algunos consejos para rezar

  • Elimina las distracciones: Acaba con cualquier distracción antes de empezar a rezar. Deshazte de los aparatos electrónicos o lo que pueda interrumpirte. Busca el lugar más silencioso de tu hogar y conviértelo en un cuarto especial para orar al Señor.
  • Lista de necesidades: Te recomendamos escribir una lista con tus necesidades de oración. Así te podrás centrar en tan solo lo necesario, y esto te permitirá enfocarte en tus peticiones. También es una buena manera de recibir la respuesta de Dios, y saber si hay algún aspecto en el que debes orar más tiempo.
  • Horario: No estaría de más establecer un horario específico para orar todos los días. Quizá puedas tener problemas en un primer momento para mantener el ritmo; pero si eres perseverante y constante, poco a poco conseguirás que forme parte de tu vida.
  • Deja siempre que Dios te ayude: Escucha el mensaje de Dios e intenta comprender su palabra. Dispón tu corazón para recibir el mensaje que te envía.

Con estos consejos podrás hablar con Dios.

Random Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*