Complicaciones más habituales durante el embarazo

Por mucho que un embarazo cumpla todas las condiciones para poder ser perfecto, en cualquier momento se pueden producir algunos problemas de importancia que pueden llegar a complicar la situación. Es importante que los conozcas pero en ningún caso te tienes que agobiar por ellos: piensa que vas a ser atendida por profesionales especializados; con esto te queremos decir que ellos van a saber lo que hacer en todo momento para ayudarte con lo que puedas llegar a necesitar.

A continuación vamos a hacer un pequeño repaso a las complicaciones más habituales.

 

Desprendimiento de la placenta: Este problema puede llegar a ser bastante grave ya que, entre algunas otras consecuencias, puede llegar a producir que el bebé se quede sin oxígeno. Esto ocurre cuento la placenta se despega del útero, normalmente porque se ha producido una hemorragia en esa zona.

En el momento en el que los especialistas puedas llegar a determinar el problema, lo primero que harán será una cesárea de urgencia para asegurarse de que el pequeño no pueda sufrir ningún tipo de daño.

Los síntomas que se experimentan serán dolores de abdomen y también puede darse el caso de que se presente una hemorragia oscura a través de la vagina.

 

Sequedad y picor vaginal: Este es otro problema que también se puede llegar a producir aunque no es tan grave como en el caso anterior. En este caso existen toda una serie de cremas especiales que te van a ayudar a poder enfrentarte con ese problema.

En cualquier caso, si experimentas este problema de forma continua deberías de ponerte en contacto con el profesional especializado para que este pudiera realizar un diagnóstico más preciso en base a tu problema.

 

Preclampsia: Con este concepto nos estamos refiriendo a un tipo de hipertensión arterial que se produce en el proceso del embarazo. Como ya sabes, esto ocurre cuando las arterias se colapsan por alguna razón; en el caso del embarazo el motivo es que la propia placenta es capaz de generar algunos elementos que producen este colapso.

Este problema se puede prever con un control continuo por parte del médico. Este se encargará de determinar si la tensión que tienes es adecuada y, en el caso de que se produzca algún tipo de anomalía, te ayudará a poder evitar que se agrave.

 

Rotura de la bolsa de forma prematura: Esto ocurre cuando la bolsa en la que está contenida el bebé se empieza a romper y todavía no estamos de parte. El problema es que los gérmenes que existen en la zona de la vagina y en el cuello del útero pueden llegar a provocar problemas de gran importancia en el bebé. En el caso de que pienses que estás perdiendo líquido, tendrás que ir a ver al médico para que este pueda llegar a confirmar o no la situación.

Ahora bien, puedes respirar tranquila ya que la probabilidad de que ocurra es tan solo de un 2%.

 

Aunque hay muchos más problemas, estos son tan solo algunos de los más destacados.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*