¿Cómo elegir un despacho de abogados especialista en accidentes de tráfico?

Si has sufrido un accidente de tráfico con lesiones, probablemente te estés encontrando con un montón de dudas y problemas que no sabes muy bien cómo resolver.

Las compañías de seguros, en teoría, deberían encargarse de todo, pero en muchas ocasiones la información que dan no es clara y en otras, incluso, sus propios intereses entran en conflicto con los de su asegurado.

Esto ocurre, por ejemplo, a la hora de conseguir la reparación de nuestro vehículo cuando nos lo quieren dar siniestro total, o a la hora de conseguir el tratamiento médico adecuado de manera rápida y gratuita.

El problema en muchas ocasiones es que los distintos acuerdos y convenios suscritos entre aseguradoras hacen que sea nuestra compañía la que deba hacerse cargo de los pagos incluso cuando nosotros no hemos tenido la culpa del accidente.

Es cuando surgen todos estos problemas cuando muchos accidentados deciden pasar a la acción y buscan el consejo de un abogado.

Sin embargo, según nos dicen desde Indemnización Total, despacho de abogados ubicado en Madrid, con más de diez años de experiencia, dedicados en exclusiva a la reclamación de indemnizaciones por accidentes de tráfico, es fundamental elegir bien el profesional que va a representarnos para que el resultado final sea óptimo.

Las reclamaciones por accidente de tráfico son cada vez más complejas

En efecto, con las sucesivas reformas realizadas en el Código Penal desde el año 2015, unidas a la reforma de la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor que entró en vigor el 1 de enero de 2016, la reclamación de indemnizaciones por accidentes de tráfico se ha convertido en algo mucho más complejo de lo que era anteriormente y es necesario que el letrado que nos represente esté al tanto de las últimas novedades en la materia y acostumbrado a pelear con las compañías de seguros.

En esa reforma de la Ley llevada a cabo en el año 2016 se modificó por completo el baremo de indemnizaciones y se introdujeron artículos muy polémicos que pueden perjudicar al accidentado.

Claro ejemplo de ello es el artículo 135, que establece unos criterios muy restrictivos para las indemnizaciones por lesiones cervicales y, además, ha dado alas a las compañías de seguros para negarse a pagar cuando existe lo que ellos llaman “baja intensidad”, que no es otra cosa que pocos daños materiales en los vehículos.

Además, si hablamos de lesiones graves o muertes, el nuevo baremo abre la puerta a nuevos conceptos indemnizables y a nuevos beneficiarios pero, a la vez, complica bastante el cálculo correcto con multitud de artículos y tablas a aplicar.

Criterios en los que te debes basar para elegir a un buen abogado de accidentes de tráfico

Con lo dicho hasta aquí, queda clara la importancia de elegir el abogado correcto para que nos represente pero ¿cómo podemos saber cuál es el mejor?.De nuevo desde Indemnización Total nos dan una serie de claves que debemos tener en cuenta para elegir el despacho que nos va a representar:

1)     Experiencia y especialización

Es fundamental que se trate de un despacho con sólida experiencia en la materia, que esté acostumbrado a las largas y duras negociaciones con las aseguradoras y que conozca en profundidad todos los caminos, judiciales y extrajudiciales que se pueden seguir hasta llegar a obtener la indemnización que nos corresponde.

2)     Independencia

Como hemos dicho anteriormente, el principal problema que tiene dejar la reclamación de la indemnización en manos de la aseguradora es el conflicto de intereses que se crea en muchos momentos de la reclamación.

Esto mismo es aplicable a los abogados proporcionados por las propias aseguradoras, que no dejan de trabajar para ellas, siendo evidente ese conflicto de intereses.

Debemos estar seguro de que el despacho de abogados que elijamos sea totalmente independiente en este sentido y que su interés sea cien por cien común al nuestro.

3)     Cuidado con los despachos low cost

Existe un dicho popular que dice que lo barato sale caro, y es plenamente aplicable a la elección de abogado.

No se trata de elegir necesariamente al más caro, pero hemos de tener en cuenta que el asesoramiento especializado hay que pagarlo. Por tanto, debemos buscar un equilibrio y ver el dinero que paguemos a nuestro abogado, más que como un gasto, como una inversión que volverá a nosotros en forma de mayor indemnización.

Siguiendo estos tres sencillos consejos podremos elegir el despacho adecuado para que nos represente y estaremos en condiciones de negociar de tú a tú con las aseguradoras, que sabrán que, en caso de no alcanzar un acuerdo satisfactorio, nuestros abogados emprenderán las correspondientes acciones judiciales, presentando denuncia o demanda y haciendo que sea un Juez el que finalmente se encargue de que recibamos una indemnización justa.

 

Random Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*