¿Cómo enseñar a un gato a hacer sus necesidades en la arena?

¿Cómo entrenar a un gato para que use la caja de arena?

Lo cierto es que los gatos suelen aprender de forma innata como utilizar la caja de arena para hacer sus necesidades gracias a la imitación de lo que hace su madre. Sin embargo, si estamos hablando de un gato que ha sido abandonado, o bien que ha estado toda su vida en la calle, puede tener algunas dificultares para saber cómo se tiene que usar.

Incluso aunque en el pasado la usase perfectamente, si lleva un tiempo sin hacerlo, existe la posibilidad de que lo haya olvidado. También puede haber ciertos problemas de salud, o de trastornos, que pueden complicar este procedimiento.

En el caso de que hayas adoptado un gato, pero todavía no haya aprendido a cómo usar el arenero correctamente, a continuación te vamos a dar algunos consejos para ayudarle a conseguirlo.

Selección de la caja de arena/arenero adecuado

gatos-en-un-arenero

El tamaño importa

Lo primero en lo que nos tenemos que basar es en el tamaño del arenero, asegurándonos de que sea lo bastante grande como para que se adapte a las necesidades del animal. Esto es crucial en el caso de que tu gato esté creciendo.

Puede que cuando es pequeño nos valga con un arenero con dimensiones reducidas, pero es crucial que tengamos en mente que llegará el momento en el que lo tengamos que cambiar por uno más grande.

El problema de las cajas pequeñas es que el gato se puede sentir atrapado y no querer usarla. El animal necesita de un cierto espacio para poder acostumbrarse a hacer sus necesidades allí.

En el caso de que tengas a un gato ya algo viejo, o que tenga algún problema en sus articulaciones, lo que puedes hacer es escoger una caja que tenga algunos lados más bajos de lo normal, para que sea más fácil que pueda entrar.

¿Caja cubierta?

 

En el mercado podemos encontrar cajas cubiertas o sin cubrir, teniendo sus ventajas e inconvenientes. Además, cada gato es un mundo, por lo que le puede gustar, o bien las pueden odiar.

Lo mejor que podemos hacer es ir probando con ambos modelos y ver como responde.

Privacidad: Una de las principales ventajas de usar una caja cubierta es que el gato tendrá mucha más privacidad, algo que estos animales suelen agradecer. Además, en el caso de que tengamos otros animales (como perros), el hecho de que esté cubierta ayudará a mantener ese espacio siempre protegido.

Retención de olores: Por otra parte, las cajas de arena cubiertas también tienen la característica de conseguir retener los olores haciendo que estos no se transmitan en el ambiente. Esto es bueno y malo: quizá al gato no le guste demasiado porque esa concentración les puede resultar repulsiva, pero de cara a mantener el ambiente de la casa será mucho más higiénico.

Uno de los problemas de una caja cubierta es que, si el gato es demasiado grande, puede tener problemas para moverse en el interior de la misma.

 

¿Cuántas cajas necesito?

 

En principio hay que seguir la norma de 1 caja por cada dos gatos; si tuvieras 3, entonces necesitarías de 2 cajas y así sucesivamente.

Algunos expertos en gatos aseguran que es buena idea tener una caja por cada gato, aunque esto puede entrañar un mayor coste en arena, un mayor tiempo de mantenimiento y, además, mayor espacio disponible en la casa.

Para saber cómo enseñar a un gato a hacer sus necesidades en la arena, al que acabes de adoptar, sobre todo si tienes más en casa, deberías de reservarle un arenero propio.

¿Dónde debo colocar la caja?

 

El gato, desde que nace, tiene el instinto natural de enterrar sus deposiciones, por lo que necesita la arena. Si en un momento dado no encuentra el arenero, o este no está disponible, ten por seguro que escogerá cualquier lugar para poder hacerlo, como sustituto.

Es por ello, por lo que deberías de asegurarte de que el arenero siempre esté operativo, y situado en un lugar estratégico de tu hogar.

Es importante que elijas un lugar desde el cual el gato pueda llegar con facilidad, que siempre esté abierto y preparado. Si se acostumbra a hacer sus necesidades en otra parte, ten por seguro que luego será más complicado que use el arenero.

Evita colocar el arenero cerca de dónde le pones comida y agua, ya que el instinto natural de los gatos, al igual que el de los humanos, es hacer sus necesidades lejos de su sustento. Ten en cuenta que si sus tazones están cerca, es posible que esto pueda desentrañar una cierta sensación de ansiedad en el animal, haciendo más complicado que se acostumbre a usar el arenero.

También deberías de elegir un lugar tranquilo, que tenga mucho espacio. Si colocas el arenero en un lugar en el que haya demasiado ruido, o que esté muy transitado (cómo puede ser en el salón de tu casa), es probable que el gato nunca se acostumbre a usarlo.

gatos-arenero

Así que, coloca el arenero en:

  • Un lugar fácil de llegar, disponible en todo momento
  • Un sitio tranquilo
  • Lejos de su comida y agua

 

Mantenimiento de la caja de arena

               ¿Cómo escoge la arena perfecta para nuestro gato?

Si te das una vuelta por cualquier centro comercial, o tienda especializada de animales, te darás cuenta de que tienes a tu disposición toda una gran cantidad de tipos de diferentes de arenas, para que tu gato pueda elegir.

Cómo ya hemos hablado, cada gato puede tener necesidades diferentes pero, por lo general, se suelen decantar por la arena aglomerante; la razón de ello es que será mucho más sencillo poder caminar por encima de ella y, además, es mucho más fácil de manipular para que el animal pueda enterrar sus desechos.




Otra de las ventajas de usar esta tierra es que es mucho más higiénica, así como más fácil de recoger.

Para saber cómo entrenar a un gato para que use la caja de arena también deberíamos de saber que existen algunos tipos sin olor, y otros perfumados. Por lo general, los expertos no recomiendan la utilización de arenas perfumadas porque podrían llegar a provocar reacciones alérgicas en ciertos casos puntuales.

 

¿Cuánta cantidad de arena utilizar?

 

También es importante elegir la cantidad de arena justa: si usas mucha, puede ser un desastre ya que cuando el gato empiece a escarbar será mucho más fácil que lo pueda llegar a tirar todo fuera.

Pero en el caso contario también puede ser caótico; si el animal no tiene la suficiente cantidad de arena, no podrá enterrar sus desechos y es posible que nunca utilice la caja. Además, si no añadimos la suficiente cantidad, también pueden haber problemas de mal olor, y la limpieza puede ser más laboriosa.

¿Entonces qué cantidad de arena para gatos tenemos que usar? Con una cama de unos 5cm debería de ser más que suficiente, pero esto también dependerá de los gatos que tengas, del número de gateras que estás usando, de las necesidades del os animales.

Deberías empezar por los 5cm y, si la cosa no sale como cabría esperar, ir aumentando hasta llegar a los 10 cm. Así lograrás encontrar el equilibrio perfecto.

 Limpieza

En el caso de que tengas un pequeño gatito al que estás empezado a enseñar a usar la caja, o bien uno adulto que nunca la ha usado en su vida, lo que puedes hacer es introducir una cierta cantidad de sus desechos, los que pueda haber dejado en cualquier otra parte, en el interior del arenero.

Con esta práctica conseguiremos que la arena huela a sus necesidades, y que identifique que las tiene que hacer ahí. Si estás pensando en cómo enseñar a un gato a orinar en la caja, este es el mejor truco.

Sin embargo, si la caja no está limpia, probablemente el gato no quiera hacer sus necesidades ahí; de lo que se desprende el hecho de que requiera de un mantenimiento continuo.

Los desechos sólidos y la orina que se haya aglomerado deben de ser recogidos a diario, por lo menos un par de veces al día para conseguir que dure el máximo tiempo posible.

Además, asegúrate de lavar la caja una vez por semana. Para esta limpieza utilizaremos únicamente un jabón suave y agua tibia; no emplees químicos muy agresivos porque pueden ser nocivos para el animal; y no solo eso, si no que también podría afectar a su caja.

Una vez que hayas lavado el arenero, lo que tienes que hacer es secarla bien porque, de lo contrario, cuando añadas la arena absorberá la humedad, haciendo que dure menos tiempo del que debería.

 

Técnicas para saber cómo enseñar a un gato a hacer sus necesidades en la arena

como-lograr-que-un-gato-hagan-sus-necesidades-en-un-arenero

Horarios

Lo más normal es que el gato quiera ir al baño en el momento en el que se levante de la siesta, quizá después de haber deporte o, incluso, cuando ya haya comido.

Si conoces los horarios de tus gatos, sabrás cuando va a hacer uso del arenero.

En el momento en el que veas que rasca el suelo, es que está buscando un lugar en dónde hacer sus necesidades, por lo que deberías de dirigirlo al arenero para que se acostumbre a usarlo.

El truco de los juegos

 

Cómo ya hemos comentado, son muchos los gatos los que quieren ir al baño en el momento en el que han corrido un rato por la casa. Para poder facilitar esta acción, podemos jugar un poco con ellos para estimularles a usar el arenero.

Lo que puedes hacer es colocar el arenero en una habitación que cierres con una puerta. Enciérrate con el gato y con algunos juguetes en el interior; juega un rato y verás como no tardará en ir al baño.

Cuando haga amago de hacer sus necesidades, no tardes en introducirlo en el arenero.

¿Cómo enseñarle correctamente al gato a orinar en el arenero?

 

El gato debería de haber aprendido a usar la caja a través de su madre pero, si no ha sido así, de nosotros dependerá hacerlo. Para ello tendrás que aprender cuando tienes que llevarlo a la caja, estudiando sus rutinas.

Puedes utilizar la pala que habitualmente viene con la caja para apartar la arena a un lado. Es una buena técnica que indicará al gato que la arena se puede remover, para que pueda enterrar sus desechos cuando aprenda a hacerlo.

Esto no es algo que se vaya a conseguir de la noche a la mañana, pero si perseveras no tardarás en conseguir el éxito deseado.

En el caso de que la arena esté limpia, siempre puedes utilizar un dedo para escarbar, para que el animal vea cómo puede hacerlo.

Muchas personas creen que una buena técnica consiste en usar la propia pata del gato para escarbar, con el objetivo de que imite el movimiento. Sin embargo, esto puede causarle ansiedad o aversión, por lo que no se recomienda.

Lo mejor que puedes hacer es tener paciencia y verás cómo lo consigues.

 

¿Cómo corregir los hábitos incorrectos del gato a la hora de hacer sus necesidades?

gatos-necesidades

 Cuidado con los gritos

 

Los gritos nunca van a ser buenos aliados en ningún momento de tu vida, ni mucho menos con un gato.

Puede ser que el problema que tenga el animal sea de salud, o bien de incontinencia. También puede ser que la caja de arena o la propia arena no le terminen de convencer.

Si le gritas, lo único que vas a conseguir es que le coja manía al arenero, y harás del problema algo todavía más grave de lo que es.

Usa sus desechos

 

La primera acción al encontrarnos los desechos es arrojarlos al WC o a la basura, pero recuerda que si los introduces en el interior de su arenero le puede ayudar a que aprenda que tiene que hacer ahí sus necesidades.

En el momento en el que el arenero huela como sus necesidades, reconocerá que, a partir de ese momento, lo tiene que hacer ahí.

 

Limpieza de aquellos desechos que no se hagan en el lugar correcto

 

En el caso de que el gato no haya hecho sus necesidades en el lugar correcto, tanto como si lo ha hecho en la alfombra, en el piso o en el mueble, será crucial que limpies las manchas por completo.

Y es que el problema es que, si no lo hacemos, esa zona determinada olerá a sus deposiciones, por lo que el gato puede llegar a creer que tiene que hacer sus necesidades ahí a partir de ahora.

A veces no funcionará un jabón simple, tendremos que usar algo más potente como un limpiador enzimático. Este producto ayuda a eliminar por completo el olor de las heces y de la orina, lo que evitar que, de cara al futuro, el animal pueda hacer sus necesidades en el mismo punto.

Ahora bien, si aun así, sigue haciendo sus necesidades ahí, ya no es un problema de olor, si no de repetición. En este caso deberías de tener la puerta cerrada para alejarlo lo máximo posible de ayer.

También puedes hacer algunos cambios en la habitación en cuestión, como añadir alfombras, mover los muebles de sitio, o cualquier otro cambio que acabe con esa conducta del animal.

 

El truco de la comida y del agua

En los párrafos anteriores ya hemos visto que los gatos sienten una cierta aversión por hacer sus necesidades en el mismo lugar en dónde tienen los cuencos de la comida y del agua por lo que, si se está haciendo sus necesidades en dónde no debe, puedes trasladar esos cuencos hasta allí.

Si todo lo anterior te ha fallado a la hora de cómo enseñar a un gato a hacer pis en la arena, puedes probar con este truco.

 

El último recurso

como-conseguir-que-un-gato-haga-sus-necesidades

Si, pese a todo, no hemos conseguido que el gato adquiera hábitos de higiene adecuados, entonces habrá que proceder con este último recurso, que se basa en el confinamiento.

-Lo que vamos a hacer es elegir una habitación en dónde el gato pueda estar de forma segura, dónde no vaya a ser molestado. Asegúrate de que sea una zona en donde exista el espacio suficiente, que la temperatura sea buena, que el olor sea agradable….

-A continuación, lo que vamos a hacer es colocar la caja de arena en una zona estratégica de la habitación. En uno de los extremos añadiremos el agua y la comida, y en el otro su cama. El problema de esto es que la habitación debe de ser bastante grande porque, si los cuencos están cerca, probablemente no harán sus necesidades en dónde deben.

Una práctica que puede ayudarnos consiste en esparcir arena en la zona en dónde hace sus necesidades; si hacemos esto en un par de ocasiones, el animal asociará la arena con su baño, por lo que seguramente no tardará mucho en usar el arenero.

 

Comprueba si el animal tiene algún problema de salud

Comprobación inicial

 

Si tu gato no está haciendo sus necesidades en el arenero, comprueba si lo está haciendo en otro lugar. Si el problema es que no va al baño en ningún lugar, es posible que tenga un trastorno de obstrucción uretral parcial/completa. En este caso, deberías de llevarlo a su veterinario de inmediato.

Si el gato si que hace sus necesidades, pero no utiliza la caja de arena, también podría indicar si tiene algún tipo de problema de carácter urinario. Puede darse el caso de que el animal tenga alguna infección o un bloqueo, haciendo que tengan que orinarse en cemento, baldosas, madera o, en definitiva, un tipo de superficie que sea fría y suave.

Síntomas más graves

 

Aunque este tema puede ser desagradable, nos interesa la salud de nuestro gato y, por esta razón, también tenemos que pensar en lo peor.

Si hay sangre en la orina, y el gato tiene que hacer mucho esfuerzo por ir al baño, es posible que tenga FLUTD, una enfermedad que afecta al tracto urinario inferior. En este caso también puede tener otros síntomas como irritaciones y picores en los genitales.

Si tu gato presenta estos síntomas anómalos, llévalo al veterinario de inmediato.

En el momento en el que acuda al centro, el veterinario le hará un análisis de orina y un cultivo de la misma. De esta manera identificará cual es el problema.

Si la cosa es grave, puede que haya que iniciar un tratamiento para tratar cálculos renales. Si los fármacos no funcionan, entonces habrá que proceder con la cirugía para encargarse de la extracción de los cálculos. También es posible que hayan que hacer ciertos cambios en su dieta, como aumentar el consumo de comida húmeda, además de asegurarnos en todo momento de que tengan agua fresca.

Otros síntomas a contemplar

 

En el caso de que el gato presente diarrea, y que haya perdido peso, puede tener una inflamación en el tracto gastrointestinal, lo que podría provocar un cuadro de EII (enfermedad intestinal felina). Los síntomas más habituales de este trastorno son la diarrea, vómitos, así como pérdida de peso. En algunos casos también puede haber sangre en las deposiciones.

En el momento en el que lo lleves al veterinario, este hará un análisis de sangre, así como diferentes pruebas, con el objetivo de saber si los síntomas se corresponden con esta enfermedad. También es posible que se realice una radiografía o un ultrasonido para saber exactamente cuál es el origen del mal del animal.

Un buen tratamiento para poder combatir el ELL son los corticosteroides que ayudarán a disminuir la inflamación. Si la cosa no mejora, es posible que haya que darle antibióticos.

Al igual que en el punto anterior, el veterinario podría recomendar algunos cambios en la dieta, eligiendo una comida hipoalergénica rica en fibra y con un contenido graso reducido.

En este vídeo vamos a ver algunos consejos que ilustra todo lo anterior:

 

Algunos consejos a tener en cuenta para saber cómo enseñar a un gato a hacer pis en la arena

-Recuerda que no se debe de castigar al animal si no hace sus necesidades en dónde debería.

-En el caso de que os hayáis mudado, este proceso puede ser algo traumático para el gato, por lo que es importante aclimatar todo para que la adaptación sea lo más sencilla posible. Asegúrate de que sepa en dónde tiene los cuencos de la comida, así como la ubicación del arenero.

-Si el gato ha hecho sus necesidades en la caja, lo podemos premiar dándole una golosina o acariciándolo para que no piense que se trata de algún tipo de castigo.

-Selecciona siempre un lugar accesible en dónde sitúes la caja, dónde nadie le pueda llegar a molestar.

-Si tienes otros animales, asegúrate de que no molesten al gato mientras está en el arenero.

-Si notas que el gato tiene dolor cuando hace sus necesidades, o si se presenta sangre en su orina o heces, deberías de llevarlo a ver a su veterinario cuanto antes.

 

 

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*