¿Cómo evitar ponerse rojo?

¿Cómo evitar ponerse rojo de vergüenza?

Sonrojarse es bastante normal para aquellas personas tímidas que se convierten en el centro de atención en ciertos momentos determinados. Además, también puede ser el resultado de ciertas situaciones estresantes. Lo que ocurre es que nuestro sistema nervioso empieza a dilatar los vasos sanguíneos que circulan por tu cara. De esta manera, el torrente sanguíneo se acumulará inicia y se producirá el temido enrojecimiento.

Tener la cara roja, a su vez, para que aumente todavía más la vergüenza, siendo un ciclo bastante complicado de romper.

Ahora bien, existen muchas cosas que podemos hacer si nos encontramos en esta situación. Si tienes que presentarte en el trabajo, en una entrevista para poder aspirar al trabajo de tus sueños, seguramente querrás una presencia calmada, serena y fresca, por lo que quieras encontrar una manera de controlar este problema para evitar que te puede llegar a pasar factura.

Nosotros hemos preparado toda una serie de consejos para saber cómo evitar ponerse rojo.

 

¿Cómo prevenir ponerse rojo?

 

como-evitar-ponerse-rojo

Vamos a ver una serie de métodos que te pueden funcionar a la perfección:

 

Preparación inicial

 

Lo cierto es que te puedes sonrojar en cualquier momento, incluso en los más delicados como cuando estás teniendo una conversación importante, o haciendo una presentación que se considera crucial. Una buena manera de evitar este problema es potenciando nuestra autoestima: si te sientes seguro, seguramente disminuyen las posibilidades de que se produzca.

Es por ello, por lo que deberías de prepararte para lo que estás a punto de vivir, tanto a nivel mental, como a nivel físico.

Imagina que tienes que preparar una entrevista para acceder a un puesto laboral informático: lo primero que deberíamos hacer es organizarnos correctamente. Podemos buscar la máxima información de la empresa, hacer un listado de las preguntas probables que pueden que nos formulen… Y hasta hacer un pequeño ensayo del momento exacto en el que nos van a entrevistar.

Si practicas evitarás los nervios y, por ende, no será tan fácil que pueden hacer que te sonrojes.

 

 Mejora tu confianza

 

Sin embargo, las situaciones importantes en tu vida no solo se van a producir en el trabajo o en la escuela, sino también en nuestro día a día y de formas inesperadas. Es por ello por lo que en este encontrar la manera de poder sentirte más confiado en cualquier tipo de situación. Así podrás enfrentarte a lo que venga en tu camino sin tener que prepararte con antelación.

En lo primero en lo que deberías de basar es en tu apariencia: si te sientes bien contigo mismo antes del salir de casa, reforzarás tu autoestima y conseguirás ese nivel de confianza que necesitas para poder salir de cualquier tipo de situación.

Tener confianza es el primer paso para enfrentar situaciones complicadas.

Una de las situaciones en donde más se endereza necesitarás son las citas románticas. Para poder jugar con todas las posibilidades a tu favor, es importante que te relajes antes de quedar con la persona que te están esperando. Puedes desahogarte teniendo una conversación con un amigo, poner música favorita, preparar temas interesantes para saber de qué hablar y no pensar demasiado cuando te encuentres en la cita, solo dedicarte a ser tú mismo.

Ahora que ya tienes confianza, estarás listo para empezar a manejar la situación.

 

 Aprende a relajarte

 

Cómo ya hemos comentado anteriormente, el nivel de estrés también es el principal desencadenante del enrojecimiento de nuestro rostro. Cuanto ansiosos estemos, más rojos nos vamos a poner. Es por ello por lo que debes encontrar la manera de relajarte, sobre todo si te encuentras en una situación algo complicada.

Imagina que chicos trabajando mucho tiempo en la empresa y quieres que tu jefe te sube el sueldo porque te lo mereces. En este caso, deberías de mostrar signos de confianza, y el rubor de nuestro rostro conseguirá únicamente el efecto contrario.




Existen varias maneras para que nuestra mente se relaje y que consigamos hacer lo mismo con nuestro cuerpo. Puedes utilizar técnicas de respiración profunda, de intentar alejar los pensamientos negativos de nuestra mente, como con la meditación/yoga.

Si practicamos técnicas de meditación de manera habitual, podemos controlar estas situaciones desagradables.

 Controla tu temperatura

El rubor de nuestro rostro también está relacionado con la temperatura corporal. En el caso de que te notes un poco caliente, las posibilidades de experimentar este problema son más elevadas. Antes de entrar en este tipo de situaciones, dedica un tiempo a bajar la temperatura de tu rostro.

Por ejemplo, una bebida fría, tomar algunos sorbos de agua, ponernos delante de un ventilador, o quitarnos algo de ropa por ser las mejores opciones para lograrlo.

 

Ejercita tu mente

El nerviosismo puede ser el desencadenante principal del rubor. Lo peor de todo es que muchas veces nos ponemos rojos únicamente por pensar en que nos vamos a sonrojar.

Hay un truco que te puede venir muy bien en estas situaciones: en el momento en que te encuentres relajado, hacer ejercicio de pensar en ti mismo sonrojado. Visualiza esta imagen para poder aceptarla poco a poco. Ves practicando con ello hasta que llegue a un momento en el que lo entiendas como algo normal, que lo hayas aceptado por completo.

Si complementas esta técnica con el yoga, no tardará sin controlarlo.

como-evitar-ponerse-rojo-en-publico

 

Conoce el origen del problema

Cada persona se sonroja por unos motivos y unos factores diferentes. Es importante que aprendas a identificar exactamente lo que te está afectando a ti.

Si estás más predispuesto a sonrojarte cuando hace calor, cuando te encuentras con una determinada persona, cuando comes comida picante, cuando te tienes que enfrentar algún tipo de situación, lo puedes hacer es intentar evitar todos estos eventos, o hacer lo imposible para que no te afecten tanto.

 

Acepta el problema

 

Muchas personas consiguen hacer frente a este problema no viéndolo como tal: la gran mayoría de nosotros no le damos tanta importancia a que una persona se sonroje, incluso hasta nos puede parecer encantados.

De hecho, en el momento en el que estamos en una situación algo complicada, el simple sonrojo nos puede ayudar a salir de ella porque normalmente a las personas que están con este problema se les deja en paz.

 

¿Cómo evitar ponerse rojo al hablar en público? Algunos tratamientos

como-evitar-ruborizarse

 

Si los puntos anteriores no te han ayudado, vamos a pasar a la acción con algunos tips más complejos.

 

Recurriendo al maquillaje

 

Si nos sonrojamos a menudo, es posible que el maquillaje te pueda echar una mano. Si utilizamos cosméticos adecuados, podremos cubrir en cierta parte del sonrojo.

La idea es que utilices una prebase para el maquillaje que vayamos a usar se trate exactamente a nuestro tipo de piel. A continuación, elige una base que sea adecuada para nosotros. Evita aquellos que sean demasiado intensas o la gente se dará cuenta de tu excesivo maquillaje.

Si no te aclaras mucho, lo mejor que puedes hacer es ponerte en contacto con los vendedores/as para que echen una mano. Así podrás experimentar con diferentes opciones y ver lo que más te interesa.

Después tendrás que hacer la “prueba de fuego” para ver de qué manera actúa maquillaje cuando nos sonrojamos.

 

¿Fármacos para evitar sonrojarnos?

como-evitar-que-nos-ruboricemos

 

Si el enrojecimiento está relacionado con ansiedad/estrés, entonces podemos ir al médico para que evalúe nuestra situación y que nos pueda recomendar algún fármaco especializado. Existen algunos medicamentos que ayudan a combatir la ansiedad, por lo que evitará la posibilidad de que nos sonrojemos.

Por lo general, son fármacos bloqueadores Beta o ISRS.

Nunca te mediques por tu cuenta, ponte en contacto con el médico para que determine cuál es la mejor opción para ti.

 

Acude a terapia

 

Aunque lo cierto es que los fármacos únicamente se deberían de considerar como la última opción. Si el estrés está haciendo que te sonrojes, entonces es posible que lo que deberías hacer es acudir a terapia para que te puedan ayudar a identificar tu problema, y es determinar de qué manera va a ser tratado.

El terapeuta determinará cuáles son los principales desencadenantes del problema y también ofrecerá algunos métodos para que seas capaz de poder luchar contra él.

Es importante que sepas que los medicamentos sólo se ocupan de minimizar los síntomas, pero no atacan la raíz de la situación. Si vas a terapia, encontraremos exactamente qué es lo que está provocando problemas, y tenemos una solución.

 

Compréndete

 

Conseguir acabar con el problema del sonrojo no es algo sencillo, ya que es un proceso largo que necesitará de algún tiempo para ser enfrentado. Es crucial recordar que la presión no te va a venir bien ni mucho menos, hay que ir poco a poco.

Además, debes recordar que sonrojarse es normal y que si piensas que el resto del mundo también lo hace, te costará menos poder sobrellevarlo.

 

¿Cirugía para evitar ponerse rojo?

 

Aunque esta es una opción nada recomendada, también la tenemos que estudiar en este apartado:

Las intervenciones quirúrgicas para evitar ponerse rojo existen, pero sólo deben de ser utilizadas cuando no tenemos otra opción. Se conocen como “simpatectomía torácica endoscópica” y actúan cortando los nervios que hacen que los vasos sanguíneos de nuestra cara se pueden llegar a dilatar, por lo que no existiría la causa del enrojecimiento.

El problema que tiene la cirugía es que, como en cualquier otro procedimiento similar, existen algunas consideraciones a tener en cuenta, así como algunos riesgos de los que deberían informarse previamente el facultativo.

 

Identifica las causas que te producen rubor

como-puedo-evitar-ponerme-rojo

Aprende a tratar el enrojecimiento

Si comprendes el motivo del rubor podemos encontrar la forma más efectiva en luchar contra este problema. Para la gran mayoría de personas, el motivo del mismo es la exposición a ciertos eventos desagradables, como ser el centro de atención.

Y es que, encontrarnos en un punto en el que todo el mundo nos mira puede ser completamente desagradable.

 

Controla tus nervios

 

Cómo ya hemos comentado, mientras más tiempo te  preocupes en sonrojarte, más rojo te vas a poner. Esta “serpiente que se muerde la cola” es complicada de controlar, pero es precisamente lo que tenemos que hacer.

Cuando empieces a observar que el rubor se concentra en tu rostro, deberías hacer lo imposible para no pensar en ello, así el problema no se volverá más intenso.

 

Combate la ansiedad

 

La ansiedad es otro de los motivos principales por las que podemos llegar a experimentar el rubor.

Este trastorno puede causarnos todo una serie de reacciones negativas en nuestro organismo (tanto físicas, como mentales). Si te sonrojas con frecuencia, esto probablemente sea un síntoma de que tenemos un problema más intenso, como fobia social, ansiedad en general, o cualquier otro tipo de trastorno relacionado.

Estos problemas no se pueden ocultar, sino que necesitarán de un tratamiento psicológico especializado para poder evitar que vayan a más.

 

Acepta el problema y busca ayuda

 

como-no-ponernos-rojos

 

Aunque el problema no esté relacionado con la ansiedad, también existen una serie de factores que pueden llegar a provocar el sonrojo. Por ejemplo, podemos tener un problema de la piel conocido como rosácea que, bajo ciertas condiciones, se pueden producir inflamaciones en ciertas zonas del rostro que precisamente será el origen del enrojecimiento.

Afortunadamente, existen tratamientos para ello y el médico especializado se encargará de recomendarte la mejor opción.

 

Pero, sobre todo, sonrojarse es  normal

 

Tarde o temprano llegarás a la conclusión de que el sonrojo es bastante normal, que la gran mayoría de las personas se sonroja a lo largo de sus vidas.

Por eso, si te ocurre, nadie te va a juzgar por ello, incluso hasta lo pueden ver atractivo.

 

Consejos generales para evitar ponerse rojo al hablar en público

 

Hidratación: Si notas que la temperatura del rostro está empezando a ascender sin control, bebe un vaso de agua. Si te hidratas de la forma correcta, te aseguramos que la probabilidad de tener el rostro rojo será más reducida.

Aceptación: Acepta que sonrojarse es algo natural y podrás vivir con ello

Advertencia: Si cuando te estás sonrojando te mareas, sientes nauseas, te desmayas, o sientes dolor, probablemente deberías buscar atención médica.

 

 

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*