¿Cómo le digo que me gusta el BDSM?

Seguramente habrás escuchado hablar sobre el BDSM y sado: estamos hablando de una serie de prácticas y fantasías eróticas que apasiona a mucha gente. En las siglas de BDSM se integran los conceptos de Bondage, disciplina, dominación y sumisión, además de sadismo y masoquismo.

Este término fue acuñado en el año 1969 con el objetivo de establecer la diferencia entre las prácticas sexuales de otras subculturas, como el Bondage, sumisión dominación, sadismo y masoquismo. En contra de lo que muchos puedan llegar a pensar, el concepto BDSM incluyen prácticas que no solo se relacionan con el control, también pueden darse situaciones de empoderamiento, de control y mucho más.

¿Te gusta el BDSM y tu pareja no lo sabes? ¡Pues debes decírselo cuanto antes! Para hacer este tipo de práctica es importante que tengas un conocimiento adecuado sobre lo que se desea hacer. Deben establecerse límites, y de aquí se desprende lo importante que es el hecho de establecer acuerdos consensuales entre los diferentes participantes.

A continuación, os damos a algunos consejos para que se lo puedas decir.

¿Cómo decirle a tu pareja que te gusta el BDSM?

Descúbrele ese nuevo mundo

Antes de decirle directamente que tienes este tipo de gusto, no estaría de más que le comunicases que quieres probar algo nuevo en el ámbito sexual. Será entonces cuando os pondréis a explorar nuevas posibilidades, y tarde o temprano llegaréis al plano BDSM.

Hay algunas personas que piensan que el BDSM es malo, pero esto ya depende de cada uno. Lo primero que debemos entender es que existen varios niveles, y que se puede empezar por uno más light para probar.

Empezad poco a poco

Si ya llevas algún tiempo con tu pareja, entonces seguramente habrás creado una sólida relación de confianza para poder decirle cualquier cosa. En el caso de que sea así, díselo sin más, que te gusta el BDSM y que te gustaría practicarlo con él o ella.

Esto puede asustar hasta a la mente más preparada (en especial si nunca antes lo ha probado). Por ello, podemos sugerirle empezar por una actividad sencilla; a partir de ahí, poco a poco iremos aumentando la intensidad.

Establece unos límites

Una de las normas del BDSM es establecer límites que no queréis cruzar bajo ningún concepto, incluso hasta definir la clásica palabra de seguridad que diréis en el momento en el que algo no os guste, y deseéis parar.

Aunque podáis pensar que estos límites son una forma de cortar el rollo, es importante no verlo de esa manera. Os ayuda a conseguir garantías de que los dos vais a disfrutar de esta práctica.

Investigad

Nunca se sabe lo suficiente sobre BDSM: es posible que tu pareja no esté de acuerdo en hacer ninguna practica en un principio, pero que podáis investigar para encontrar un punto en común.

Podéis probar con las esposas, plumas, con lencería bondage, y con todo un mundo de posibilidades.

Sigue esta estrategia y verás cómo terminas con éxito.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*