¿Cómo lidiar con tus suegros en fiestas?

¿Cómo tratar con tus suegros en Navidad?

 

Está claro que lo último que queremos hacer de cara a las próximas fiestas es sentarnos en una mesa con nuestros suegros y escuchar todo lo que nos quieran llegar a decir. Sin embargo, el hecho de mostrarnos amable puede ayudarnos minimizar el impacto de la velada. El problema es que no perder las formas puede ser una tarea casi imposible.

Es por esta razón, por lo que te hemos preparado una lista de métodos que te pueden venir estupendamente para saber cómo tratar con tus suegros tanto en Navidades, en un cumpleaños, en una boda, o en cualquier otro momento especial.

Método 1: ¿Cómo tratar con suegros pesados?

 

como-lidiar-con-tus-suegros

Siendo realistas

 

La idea es que intentemos estar alegres, pero no en todo momento porque quedaría demasiado falso. En lo primero en lo que nos tenemos que fijar es en la ilusión de las personas: si ellos han preparado la fiesta seguramente tendrán puestas todas sus ilusiones en ella, por lo que nosotros no somos nadie para zafárselas.

Es posible que tú tampoco le caigas demasiado bien a la familia por diferentes motivos.

Esta noche es para poder dejar nuestras diferencias aparcadas a un lado y, a poder ser, para pasarlo bien.

Además, aunque no esperes nada, nunca se sabe cuándo va a pasar algo maravilloso. Si tienes la mente abierta, si no estás pensando en algo negativo en todo momento, es posible que lo pasemos muy bien.

Acepta a los demás

 

También te debes de acostumbrar de que la familia de tu pareja no tiene nada que ver con la tuya; puede que sean de una religión diferente, que tengan otras costumbres gastronómicas, que tengan ciertas aficiones o que odien ciertos temas.

Es importante que tengas en cuenta que no vas a poder cambiar a tus suegros, y que te tienes que adaptar lo máximo posible a ello.

No les hagas enfadas: si son el PP, no te pases toda la noche hablando del PSOE, aunque un pequeño chiste, dicho en la situación adecuada y en el momento perfecto, puede ayudarte a ganar puntos.

Tienes que recordar que tú eres una especie de intruso para ellos y que poco a poco te irás metiendo en la familia, pero esto no se va a conseguir de la noche a la mañana.

Acepta desde el primer momento que existen diferencias y te va a ir mucho mejor.

Recuerda los lazos

 

El principal problema de los suegros pesados es que te dirán en todo momento lo que tienes que hacer y de qué manera puedes mejorar ciertas cosas; por ejemplo, si has sido tu quién has cocinado es posible que te digan 1.000 y 1 métodos de hacer mejor esa salsa que le has puesto al pollo, o de como hornear el pastel.

Antes de perder los nervios debes de saber que tus suegros son los padres de tu pareja, que lo quieres y que tienes que tragar por ello.

Aunque estén llenos de defectos, aunque no siempre los soportes, aunque pase de todo, es posible que tu pareja se ponga de tu parte, pero son sus padres por lo que nunca lo va a hacer al 100%. Ten mucho cuidado con esto porque es una de las piedras angulares que pueden empezar erosionando la relación.

Cuidado con las quejas

 

A medida que vamos a pasar tiempo con nuestra pareja se irá incrementando la confianza que tenemos en ello, pudiendo pensar que podemos decir casi cualquier cosa sin tener problemas.

Sin embargo, no deberías de quejarte de tener que salir con tus suegros, de tener que ir a cenar con ellos o hacer cualquier otro tipo de plan. Piensa que, aunque pueda decir que no, tu chico/chica quiere salir con ellos y esto es algo en lo que tienes que ceder.

Piénsalo de otra manera: imagina que eres tu quien quieres que salgáis con tus padres y tu chico/a se queja, seguramente no te gustaría demasiado.

Conoces todos los defectos de tus suegros tóxicos, pero sabes lo importantes que son y, por esta razón, tienes que aguantar.

Nada es más fuerte que vuestra relación

 

En el momento en el que vuelvas a tu casa no van a estar tus amigos ni tus suegros, solo va a estar tu pareja, a quien quieres. Debes de recordar que los dos os encontráis en el mismo equipo, por lo que deberías de calmar la situación y no entrar en discusiones que sean absurdas.

Lo cierto es que tu pareja debe de ser tu gran aliada, especialmente cuando estamos en periodos festivos; no te pongas en su contra, aunque tengas suegros manipuladores. Si conseguís pasar de todos estas tonterías crearéis una sólida relación que será capaz de poder aguantarlo todo.

 

Método 2: ¿Cómo lidiar con suegros tóxicos evadiéndonos?

 

como-tratar-con-tus-suenos

Buscando otra actividad que hacer

 

Para llevar a cabo este método debemos de saber que es posible que vayamos a tener que pasar un poco de nuestros suegros, pero que si sabemos hacerlo podemos acabar bastante bien.

La idea es encontrar algo para distraernos, para que no tengamos que hablar demasiado. Por ejemplo, podemos intentar poner un DVD sobre una película navideña o que esté de moda en ese momento; también podemos ayudar al abuelo/a a enseñarle cómo funciona la nueva Smart TV que se ha comprado.

Lo único que tienes que decidir es si vas a realizar una actividad conjunta en la que puedan participar tus suegros, o bien una para poder aislarte por completo.

Actividades sencillas

 

Puedes pensar en un tipo de actividad que sea sencilla de llevar a cabo, que no requiera ni de muchas explicaciones ni que haga que se nos sature la cabeza. El hecho de jugar, por ejemplo, a un juego de mes antes de Navidad podría cambiar por completo el ambiente durante la velada.

Ahora bien, de lo único de lo que te tienes que preocupar es que tus suegros no pienses que has pensado en ese tipo de actividades para no tener que hablar con ellos.

Ante cualquier duda, lo único que debes de hacer es preguntarle a tus suegros para no meter la pata.

Sumérgete en sus tradicionales

 

Si haces la fiesta en tu casa, no estaría de más que te informases sobre sus tradiciones y que las intentases incluir en tu mesa; puede ser simplemente cantar villancicos, hacer un plato especial, o, incluso, decir ciertas oraciones (aunque esto ya es más personal).

Sabemos que algunas cosas pueden requerir de un esfuerzo adicional, por lo que tan solo tu puedes decidir si te merece o no la pena.

Es posible que si tu cedes un poco con tus suegros tóxicos, luego ellos hagan lo mismo con lo que a ti te gusta.

Si te han invitado a su casa, entonces también puedes intentar traer algo que represente a tus tradiciones, como un plato con una receta especial o algo que no sea muy intrusivo.

Puede ser un intercambio de culturas de lo más especial que seguro que os termina de convencer a los dos.

Encontrando una conversación perfecta

 

Esta puede ser un arma de doble filo, pero si se maneja bien las cosas pueden salir mejor de lo que te pensabas. Ya te aseguramos que te vas a sentir mucho mejor y que te vas a divertir mucho más si encuentras un punto en común de conversación, a que nos quedemos callados en todo momento.

Por ejemplo, podemos hacerles preguntas por sus mascotas, por su trabajo, por sus anteriores vacaciones, por sus planes de futuro, o por lo que se te pueda llegar a ocurrir.

Ahora bien, no es un interrogatorio, no se trata de sacar la máxima cantidad de información sobre ellos o, por lo menos, no de manera intrusiva.

Eso si, asegúrate de interesarte en sus respuestas, incluso formulando nuevas preguntas a partir de ellas.

Recuerda que también debes de compartir: Aporta también tus propias valoraciones o experiencias sobre lo que te están contando.

La primeras veces puede ser complicado, no sabiendo de que poder hablar. Sin embargo, a medida que vayamos repitiendo en eventos te será mucho más fácil todo.

La importancia de tener un tiempo para ti

 

como-tratar-con-suegros-toxicos

Ahora bien, el hecho de estar hablando durante horas y horas con tus suegros, sobre todo si son suegros tóxicos, puede hacer que te estalle la cabeza. Por ello, deberías de intentar tener un tiempo a solas para ti, para poder relajarte.

El problema es que decirlo puede no quedar demasiado bien, porque puede parecer que intentas escapar.

Será el momento de buscar una excusa: cómo puede ser decir que vamos a hacer una llamada, que tenemos que ir a la tienda a hacer algún tipo de compra, a hacer una visita rápida a un amigo/a. Para que no pueda parecer una excusa, lo que puedes hacer es anunciarlo antes de quedar.

Es importante que recuerdes que es bueno tener un tiempo para ti. Te ayudará a renovar tu paciencia y a poder soportar tanto esta velada, como las sucesivas.




¿Cómo lidiar con tus suegros haciendo un cambio de actitud?

 

Fingiendo interés

 

Es posible que no te lleves bien con tus suegros porque ellos piensan que no te importan demasiado. Es por esta razón, por lo que deberíamos de intentar llevarnos lo mejor posible.

Es por ello, por lo que deberíamos de intentar se agradables cuando estés con tus suegros: puedes intentar mirarles a sus ojos, tener una sonrisa en la boca, o intentar entablar un tipo de conversación que guste.

Evita, sobre todo, usar el teléfono móvil en todo momento.

No estés buscando sin parar una excusa o actividad que hacer, intenta encontrar de que manera puedes disfrutar de tus sueños

El truco del obsequio

 

No hay nada que atraiga más la atención de aquellas personas que te rodean que haciendo un regalo inesperado. No hace falta que te arruines en él, de hecho no se recomienda. Un pequeño detalle sorprendente puede ser más que suficiente.

Si no sabes que regalo hacer a tus suegros pesados, siempre puedes pedir opinión a tu pareja.

Una botella de vino, un cuadro, un accesorio de decoración… son tan solo algunas de las ideas que puedes seguir.

Eso si, antes de elegir cualquier cosa al azar deberías de asegurarte de que realmente le va a gustar.

Si todo sale bien, esto lo podrás comprobar cuando se presenten en una fiesta que tu hayas organizado y  te devuelvan el regalo.

¡Alerta: Cuidado con las discusiones!

 

No te vamos a engañar: se van a producir mil circunstancias que podrían provocar discusiones porque es imposible que estemos de acuerdo siempre con nuestros suegros. Debes de recordar que las discusiones no te van a llevar a nada bueno; llevar la razón no servirá de nada.

Una discusión tan solo crea tensión y complicará la situación; aunque realmente puedas demostrar que llevas razón, a la otra persona no le importará.

Si no tienes nada positivo que decir, a veces es mejor que nos quedemos en silencio. A veces es mejor pensar las cosas que decirlas.

Temas delicados

 

Existen ciertos temas algo tediosos que deberíamos de evitar porque con ellos es mucho más probable que se pueda llegar a originar una discusión.

Por ejemplo, la política tenemos que evitarla, y más y como están las cosas en este momento.

Aunque estemos especializados en un determinado tema, no es está la ocasión para poder destacar por encima de todo el mundo. Recuerda que a nadie le gustan los sabelotodo y probablemente a tus suegros menos que a nadie.

Es importante que te sientas a gusto, que te intentes divertir y que no fuerces la situación.

Ceder

 

A la hora de tratar con suegros tóxicos no te quedará otra: vas a tener que ceder. Por ejemplo, imagina que en un momento dado tu suegro saca esa botella de vino que quiere que pruebes; que, según él, es la mejor que existe.

Probablemente te tocará ceder un poco para que no te tomen por quisquilloso o quisquillosa.

Ahora bien, tampoco se trata de que te conformes con cualquier cosa y que pruebes todo lo que te den, hay que tener límites.

Un truco que puede funcionar a la perfección es preparar tu algunos de los platos o de las bebidas; de esta manera, si te ofrecen algo puedes dar la excusa de que ya tienes bebida o que estás lleno/a.

Y esto lo podemos aplicar a todo lo que queramos.

¿Y qué hacemos en las situaciones tensas?

 

como-tratar-con-suegros-imposibles

Puede que hayan ciertos comentarios que digan tus suegros manipuladores únicamente para enfadarte, o que se esté hablando sobre un tema de conversación que te pone muy nervioso/a. En este caso es el tiempo de salir un rato, de alejarnos unos minutos.

Puedes decir, por ejemplo, que debes de llamar al trabajo, a una amiga, a la agencia de transporte… parece que no, pero esos 5 minutos puede suponer la diferencia.

Recuerda que no es un síntoma de debilidad, por irte no les estás dando la razón, si no que estás haciendo algo que requiere de mucha fuerza de voluntad.

El hecho de tener un tiempo para ti te va a calmar, te ayudará a actuar en consecuencia y a encajar la situación de la forma en la que deberías.

Cuando tenga que entrar de nuevo respira hondo y tómate las cosas con más calma.

Cumplidos/comentarios positivos

 

Un cumplido puede ser una buena estrategia que nos ayudará a ganar puntos; te recomendamos que busques algo positivo que decir, pero sin que quede muy forzado.

Por ejemplo, si estás en su casa, puedes alabar lo bien que está un determinado mueble o aplique decorativo. Si alguno de tus suegros pesados están haciendo deporte o dieta, podemos alabar lo bien que le vemos.

Recuerda que a todo el mundo le gusta recibir un cumplido y que es probable que tú también recibas uno de vuelta.

Si no te gusta improvisar es posible que quieras preparar algunos de los cumplidos con antelación. Ensaya para ver cómo los debes de decir de forma que queden naturales.

Valora el tiempo

 

Vale, has pasado una velada aburrida, tediosa, estás cansado/a y lo último que quieres hacer es volver a quedar con ellos.

Pero sabes que va a volver a ocurrir, y que te tocará pasar por lo mismo.

Aprende a encontrar algo que te guste en este tipo de situación, algo en lo que te puedas evadir siempre que quedes con ellos.

Se amable y te llevarás bien con ellos y con tu pareja, fortaleciendo la relación.

Con estos 3 métodos sabrás cómo tratar con tus suegros y no volverte loco/a en el intento.

Aquí te dejamos un vídeo cómico muy divertido sobre como debes de tratar con tus suegros: no tiene desperdicio.

 

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*