Los errores que no hay que cometer en una hoja de vida

Una hoja de vida, o currículum, es un documento en el que te venderás. Proporcionará información sobre ti y sobre tus capacidades y experiencia al entrevistador, pudiendo ser definitivo para acceder al puesto al que estás aspirando.

¿Sabes cuántas hojas de vida puede recibir una empresa al día? Decenas, incluso hasta cientos si la entidad es grande.

¿Sabes cuántas de estas hojas llegan a algún sitio? La gran mayoría de ellas son desechadas, y la razón de ello es que se cometen algunos errores absurdos, cómo los que vamos a comentar a continuación.

Cuidado con estos errores al preparar tu hoja de vida

No cuidar el estilo

Un error muy común consiste en redactar la hoja de vida sin ningún tipo de orden o sin un estilo marcado. Ten en cuenta que si se hace muy pesada de leer, lo más probable es que el entrevistador pase rápidamente al siguiente currículum.

En páginas como formatoshojadevida.com puedes descargar formatos de hojas de vida en Word, y personalizarlos a tu antojo para obtener los mejores resultados.

No cuidar el lenguaje

La forma de comunicarse, y la ortografía, son dos factores vitales a la hora de venderte para buscar trabajo. Si no puedes adaptar tu lenguaje para que sea comprensible, la empresa no va a querer tenerte en su plantilla.

Ellos pueden pensar que vas a tener problemas para comunicarte en tu puesto… y probablemente así sea si no escribimos cómo cabría esperar.

No adaptarlo a las características del puesto

Es bastante común añadir la máxima experiencia posible en el currículum, incluso aquella que no tenga sentido.

Por ejemplo, si vamos a trabajar como programador web, a nadie le importa los 2 años que pasamos como reponedor en un supermercado.

Estos datos, más que añadir valor, harán que la hoja de vida sea más confusa y que se disperse en temas que no interesan a nadie.

No seguir un orden

Lo más recomendable es seguir un orden cronológico; este recurso permitirá al entrevistador conocer tus últimos trabajos, así como el tiempo que estuviste en ellos. De la misma manera, podrá conocer los estudios más recientes, cualquier formación o lo último que has aprendido.

Recuerda que las hojas de vida no se suelen leer con mucho detalle, por lo que la información relevante debe de aparecer lo antes posible.

No elegir una buena foto de perfil

La foto de perfil dice mucho de ti. Es imprescindible que el fondo de la misma sea de color blanco, y que en ella aparezcamos con una expresión que nos represente.

Olvídate de cualquier tipo de fotografía estrafalaria: necesitas expresar seriedad.

Utilizar varias hojas

Los expertos recomiendan condensar toda la información en tan sólo una hoja. Así, el entrevistador lo tendrá más fácil a la hora de conocerte.

Sabemos que a veces no es posible. En cualquier caso, trabaja por reducir al máximo el número de hojas, pero asegúrate de que la información sea legible.

Evita estos errores y te será más fácil alcanzar el puesto deseado.

 

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*