¿Por qué hay más plagas cuando hace calor?

No importa si estamos hablando de una vivienda particular, de una Comunidad de Vecinos o de un local comercial, lo cierto es que hay que llevar mucho cuidado con ciertos insectos cuando se elevan las temperaturas. El control de plagas será crucial si no queremos entrar un día en nuestro hogar y descubrir que ha sido invadido.

El problema de las plagas es que se reproducen con facilidad, sobre todo cuando suben las temperaturas. Y esto tiene su razón de ser:

Las plagas disminuyen en verano y esto es porque la mayoría de los insectos son intolerantes al frío. Por ello, cuando bajan las temperaturas o bien se mueren, o bien hibernan hasta que vuelven a subir.

El calor también hace que los insectos proliferen todavía más, que se den aquellas condiciones para que puedan vivir más y durante mucho más tiempo. Y no sólo eso, si no que en los meses de mayor temperatura hay mayor fuente de alimento para los insectos; desde que aquellos restos de basura que los humanos dejan en la naturaleza, hasta aquellos que, debido a la fauna y flora, se extienden durante esa época del año.

¿Cuáles son las plagas que proliferan con las altas temperaturas?

Uno de los insectos que más preocupa es la cucaracha americana; es muy común que su presencia aumente durante el verano, aunque no es la única especie que aparecerá en estos meses; las moscas, los mosquitos, las chinches y las termitas también nos pueden dar algún que otro problema.

El problema de las cucarachas es que son omnívoras; esto quiere decir que comen de todo, por lo que aguantan hasta en las condiciones más extremas. Prefieren vivir en lugares cálidos (sobre todo en grietas y lugares son luz), aunque algunas también pueden soportar el frío sin problemas.

Las chinches son un tipo de insecto pequeño y nocturno, sin alas, que se concentran en grietas y prefieren las altas temperaturas. Se alimentan a través de la sangre humana y tienen capacidad de reproducirse rápidamente, en torno a 4-5 huevos al día. Por fortuna no provocan picaduras, pero si que pueden transmitir enfermedades que darán lugar a infecciones.

De este todas estas especies, las moscas es el tipo de insecto más conocido, y del que más variantes se conoce. Se alimentan de desechos fecales, de sangre, de cadáveres en descomposición, entre otros restos. Lo cierto es que cumplen con un papel muy positivo en el ecosistema, pero al mismo tiempo también causa perjuicios en la salud del ser humano.

Finalmente, los mosquitos son un tipo de insecto volador que suele dejar sus larvas en el agua, prefiriendo las aguas estancadas. Por esta razón, cuando se detecta una plaga, los contenedores de agua son la primera zona que se debería tratar.

Estos son algunos de los datos más interesantes sobre plagas que se pueden presentar en verano. Ante cualquier problema relacionado, no dudes en ponerte con un profesional en tratamiento de plagas que te eche una mano.

 

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*