¿Qué es y como puede afectar a tu cuerpo el metabolismo lento?

Es seguro que no es la primera vez que escuchas a una persona decir que por culpa de su metabolismo lento no puede perder peso. También hay personas, aunque no demasiado numerosas, que aseguran que no son capaces de conseguir ganar peso precisamente porque tienen un metabolismo rápido.

 

¿Hasta qué todo esto es cierto, o se trata de una excusa? En este artículo lo vamos a analizar de forma detenida para que te quede claro.

¿Qué es el metabolismo?

Lo primero que hay que comprender es el concepto de “metabolismo”. Es una serie de reacciones químicas que se producen en nuestro organismo y que tienen como objetivo hacer que se queme nuestra energía. Esta energía es obtenida debido a nuestra dieta y podrás ser mayor o menor dependiendo de los alimentos que se incluyan en ella.

metabolismo-lento

Lo que no todo el mundo sabe, y es la clave para adelgazar, es que cuando estamos descansando también se queman calorías. Esta velocidad es determinada por el tipo de metabolismo que tengamos: si una persona tiene un “metabolismo lento”, tardará mucho más en quemar las calorías y, por ello, no solamente tendrá que seguir una dieta más estricta, sino que también tendrá que hacer un tipo de entrenamiento acorde a su metabolismo.

¿Qué es el metabolismo lento?

Es una situación en la cual el individuo no quemará la cantidad de energía/grasa/calorías que debería de estar eliminado en circunstancias normales cuando está en reposo. Desgraciadamente, estas personas son mucho más propensas a poder experimentar cuadros de sobrepeso/obesidad.

¿Qué puede provocar el metabolismo lento?

Alergias metabólicas e intolerancias

Esta es la causa más habitual que puede llegar a producir el “metabolismo lento”. Lo cierto es que, aunque sí que es verdad que muchos investigadores que se han encargado de estudiar como funciona una determinada alergia o intolerancia en nuestro organismo, lo cierto es que no se tienen conclusiones demasiado claras.

Podemos concluir que, tanto como si un alimento no sienta bien, como si directamente tenemos alergia, esto afectará a nuestra digestión y hará que los alimentos no se digieran con la velocidad adecuada.

Metabolismo lento y su relación con el hipotiroidismo

Esta es otra de las causas que hay que estudiar, posiblemente la más probable. Aquí estamos hablando de la glándula tiroides y su comportamiento. Si se sospecha que tenemos este tipo de trastorno, será necesario someterlos a un análisis de sangre para qué se pueda confirmar, o bien descargar, que tenemos este problema.

Si es así, no tienes que preocuparte demasiado ya que no es algo que sea irreversible. Probablemente el facultativo te recomendará un tipo de medicamento para combatirlo.

Sin embargo, probablemente todo esto esté interfiriendo en nuestro metabolismo.

Otras causas del metabolismo lento a considerar

Además de las causas que hemos visto anteriormente sobre el metabolismo lento, también podemos encontrar algunas muy importantes que suelen afectarnos a todos.

Los expertos aseguran que cada vez son más las personas las que no realizan una dieta adecuada: o bien no comen la cantidad de verduras que se necesitan, no es una dieta que tenga mucha fruta, y esta demasiado enriquecida en hidratos y en azúcares.

Por otra parte, llevar una vida sedentaria puede afectar drásticamente al “metabolismo lento”. Si no nos movemos y solamente quemamos calorías en reposo, muy probablemente el balance de las mismas será positivo en el momento en el finaliza el día(en otras palabras, que las calorías ingeridas serán mayores a las que hemos quemado, por lo que estaremos ganando peso de forma progresiva).

Hidratarnos de la forma adecuada también puede ayudarnos a eliminar grasas acumuladas en nuestro organismo: se recomienda beber un par de litros de agua diaria, aunque esto dependerá de las necesidades de cada individuo.

¿Es posible cambiar el metabolismo lento?

que-es-metabolismo-lento

Lo cierto es que si que es posible cambiar nuestro metabolismo, tanto como si es lento, cómo si es rápido, pero no es algo que vayamos a poder hacer de la noche a la mañana ni mucho menos. Será crucial tener paciencia y concentrarnos en que hay que hacer diferentes sacrificios.

Repartiendo las comidas: Esta es una de las bases de prácticamente cualquier tipo de dieta, y también nos va ayudar a cambiar nuestro metabolismo.

Es crucial que repartamos todas estas comidas en 5 o 6 veces. Por ejemplo, desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. No pienses que por comer más va a ser peor ni mucho menos: de hecho, las comidas como el almuerzo y la merienda te ayudará a saciarte para luego no darte el gran atracón cuando llegue la propia comida o la cena. Así, las grasas internas serán más fáciles de quemar.

Cuidado con la grasa y el azúcar: Por otra parte, tienes que saber que tanto el azúcar como la grasa son dos de los elementos más complicados de quemar, por lo que deberíamos de ir con bastante cuidado. No hay que quitarlos de la dieta, pero si minimizar su consumo.

Pueden aportarnos una cierta cantidad de energía que nos puede venir bien para nuestro día a día, pero si tomamos más azúcar o grasa de lo normal, podríamos llegar a engordar.

Ejercicio: Todos los días hay que hacer ejercicio sin ningún tipo de excepción. Sin embargo, tampoco hace falta que nos machaquemos, los expertos calculan que con una media hora de deporte al día debería de bastar.

Sin embargo, si queremos quitarnos esos kilos, probablemente tengamos que incrementar mucho más este tiempo de deporte.

Adiós al sedentarismo: Y también deberías de dejar atrás la vida sedentaria y empezar a moverte, a hacer cualquier cosa.

Simplemente el hecho de salir para ir a comprar, a dar un paseo por la ciudad, o simplemente a ver tiendas aunque no vayamos a comprar nada, para que nos movamos y que poco a poco las calorías se vayan quemando para que cambiemos nuestro metabolismo lento.




 Diferentes biotipos o complexiones

Cuando por fin hayamos llegado a la conclusión de que la vida sedentaria es lo peor que nos puede llegar a pasar, entonces tendremos que empezar a preparar una dieta que se considere adecuada. Aunque por Internet podemos encontrar mucha información sobre ello, la mejor idea es ponernos en contacto con un nutricionista que sea el encargado de confeccionar una dieta personalizada para que nos podamos beneficiar al máximo de la misma.

Por otra parte, cuando tengamos que hacer deporte, no nos va a valer cualquier tipo de entrenamiento, sino uno que realmente nos garantice los mejores resultados. Aquí es donde tenemos que estudiar lo que se conoce como un tipo somático, o como biotipo.

¿Que son los tipos somáticos?

metabolismo-ectoformo

Estamos hablando de la forma de nuestro organismo, así como de la capacidad que tiene para poder retener las grasas. Todo ello depende de algunos factores como puede ser la capacidad para retener grasas, la constitución de nuestros tejidos óseos, nuestro metabolismo, la masa muscular…

Metabolismo Ectoformo, distribución uniforme, columna o forma espárrago.

El primer tipo de metabolismo que vamos a estudiar es el ectomorfo; nos encontramos con un individuo que es delgado y que no tiene facilidad para poder ganar masa muscular. Es cierto que, con un entrenamiento selecto, y con una dieta rica en hidratos, puede llegar a cambiar su cuerpo, pero esto no le va a ser demasiado sencillo.

Estamos hablando de esa persona que es capaz de comer prácticamente cualquier cosa sin llegar a engordar. Esto es debido a que normalmente tienen el metabolismo acelerado.

En otras palabras, que puede mantenerse línea y esto, debido a los tiempos en los que nos encontramos, es una gran ventaja.

Metabolismo Mesoformo ginoide o forma pera

El siguiente tipo somático que vamos a estudiar es el metabolismo mesoformo; básicamente se encuentran en un punto medio entre el “metabolismo ectoformo” y el “metabolismo en do forma”.

Tienen cierta facilidad para poder adquirir cualquiera de los dos metabolismos anteriores, pero no sin cierto esfuerzo. Por ejemplo, se pueden apuntar a un gimnasio para poder tonificar sus músculos y ganar masa muscular. Además, en el caso de que quieran perder peso, no lo tendrán demasiado complicado, siempre y cuando sigan una rutina estricta.

Sin embargo, también deben de controlar lo que comen porque una dieta excesivamente azucarada o grasa puede llegar a hacer que pierdan la línea.

Metabolismo Endoformo forma Androide o Manzana

Finalmente, tenemos este tipo somático/biotipo que tienen aquellas personas con tendencia a la obesidad o diferentes cuadros de sobrepeso. Aquí es donde normalmente hablamos de metabolismo lento.

Cuando están descansando, como hemos comentado anteriormente, el cuerpo debería de ser capaz de poder quemar una cierta cantidad de grasas. En estos individuos, la quema de grasas será mínima.

Es por ello por lo que, aunque hagan deporte de forma continua, sigan una dieta estricta y equilibrada, probablemente tendrán bastantes problemas a la hora de cumplir con sus objetivos.

De hecho, la situación es tan caótica que, con que tan sólo dejen de entrenar un día, o bien cometan algún exceso sus comidas, podrían llegar a ganar peso de manera considerable.

Y esto es en lo que consiste el metabolismo lento y los diferentes bióticos que existen.

Si quieres saber cuál es el biotipo de tu cuerpo, echa un vistazo a este vídeo:

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*