¿Cómo puedo pintar un mandala?

¿Estás estresado/a? ¿Has tenido un golpe de inspiración? ¿O simplemente quieres desconectar? Las mandalas pueden ayudarte con ello.

Estas figuras tienen su origen celta y desde hace muchos años se utiliza como un sistema para relajarnos, para combatir el estrés y la ansiedad, además de para revelar aptitudes artísticas de aquellos que se deciden de colorearlas.

Estamos hablando de figuras geométricas que se caracterizan por contar con una sucesión de colores. Muchos expertos aseguran que en ellas se puede ver el estado de ánimo de las personas; digamos que es una ventana abierta al mundo de cada individuo y de cómo afecta el exterior sobre el mismo.

Si quieres imprimir y colorear mandalas, te recomendamos que las busques en esta web, ya que aquí tienes todo tipo de opciones a tu disposición.

En el caso de que ya las hayas impreso, pero no sepas ni por dónde empezar, te vamos a orientar al respecto.

Consejos para pintar mandalas

Recursos

A la hora de buscar mandalas, es crucial que elijas aquellas figuras que ya tengan los contornos delineados, y que no estén rellenos para que los puedas empezar a pintar.

Materiales

Puedes usar diferentes recursos para colorearlos, como es el caso de acuarelas, acrílicos, fibras, lápices, crayones, y estas son tan solo algunas ideas. Intenta ser lo más creativo que puedas y conseguirás unos resultados increíbles.

Estado de ánimo

El estado de ánimo es fundamental. Dependiendo de lo que se quiera conseguir, el estado de ánimo puede influir mucho más de lo que te piensas.

  • Si buscas relajarte, simplemente ponte a pintar lo que te dicte tu corazón. No importa si te sale bien o no, si te gusta o no, ya que lo que buscas es canalizar tus emociones a través del arte de los mandalas.
  • Si buscas crear algo con más detalle, entonces vale la pena que estés lo más relajada posible.

Orden

Tu impones el orden a seguir, pero los expertos recomiendan que empieces desde el centro hacia afuera. Si estás creando el mándala por tu cuenta, simplemente déjate llevar y extiéndelo como quieras.

Después podrás dedicarte a colorearlo, aplicando diferentes tonos de color a las formas y figuras que lo componen.

Elementos complementarios

Puedes crear cualquier elemento complementario a los mandalas. Quizá no sea lo más recomendable al principio, hasta que alcances un cierto nivel. Sin embargo, tu mismo/a sentirás que quieres ir a más.

Por ejemplo, puedes pintarles flores, hojas, pequeñas piedras, crear un arcoíris de colores. Recuerda que el único límite al crear mandalas, en definitiva al crear arte, es utilizar tu imaginación.

Mandalas: una práctica muy interesante para niños

Los niños encontrarán muy interesante la práctica de pintar mandalas. Les ayudarán a combinar colores, a reconocer las formas y a ser precisos al respetar los espacios. Además, es una buena forma de que ellos también den rienda suelta a su imaginación.

Simplemente dedícate a seguir tu sentido común, escoger los materiales que más te gusten y empieza a pintar mándalas.

 

Random Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*