Radiación electromagnética y como nos afecta

Medición de radiaciones

< Si tienes problemas de salud causados por la radiación electromagnética y decide hacer un blindaje, un punto muy importante es la medición y ubicación del apantallamiento. Cuando hablamos de aislamientos de alta frecuencia (más de 100 Khz) debemos tener muy en cuenta que la frecuencia resuena y rebota. Si no ubicamos bien las protecciones podemos aumentar notablemente el impacto de radiación sobre nuestro organismo. Un estudio realizado por un profesional nos dirá exactamente como crear nuestra zona de sombra electromagnética.

Hay que observar que la alta frecuencia si se puede considerar que avanza en línea recta. Esto también conlleva que el emisor irradia más en el plano horizontal que arriba y abajo. Esto significa que el edificio de enfrente recibe más radiación que el que tiene la antena situada encima en el caso de las estaciones base de telefonía. Aparte, a la antena se le da un ángulo hacia el suelo para que la propagación no sea del todo horizontal lo que hace que aumente aún más el impacto de los edificios cercanos.

En función del tipo y por donde entra la radiación debemos tomar diferentes medidas para mitigar la contaminación electromagnética.
Si no se tienen en cuenta estos parámetros es muy probable que en vez de disminuir aumente el nivel de exposición. Los sistemas que utilizamos absorben una parte, pero la mayoría de la radiación rebota.
Si además tenemos emisores de CEM en el edificio (no tiene por qué ser nuestra propia vivienda) la radiación que escapaba de nuestro edificio rebota y vuelve a proyectarse adentro. Es un mecanismo muy similar al sonido o la luz.
Haciendo una medición determinamos de donde proviene, de qué tipo es y cuál es el mejor apantallamiento para reducir los niveles al máximo.

También a la hora de hacer la medición es importante hacerla dos veces: una vez con la instalación de la vivienda desconectada y otra conectada. A veces creemos que nuestros problemas radiación provienen de un emisor en concreto y al hacer la medición descubrimos otras fuentes que desconocíamos o habíamos valorado como poco relevantes. Esto es muy positivo porque si descubrimos que es nuestra propia vivienda la que irradia será mucho más sencillo hallar una solución, aunque en la mayoría de casos, para alcanzar unos valores adecuados , es necesario un apantallamiento.

Hay algunos dispositivos de uso doméstico que dan unos valores de campo eléctrico y magnético muy espectaculares como pueden ser los pequeños transformadores de las lámparas halógenas, los fluorescentes, motores eléctricos no muy bien construidos o otros problemas constructivos como tomas de tierra con niveles de resistencia muy altos o inexistentes.
Recomendamos que en la medida de lo posible prescindan de tecnologías inalámbricas (wifi, bluetooth, movil, DECT …) y procuren tener el menor número de aparatos que CEM (transformadores, reactancias, motores…).

LIMITES LEGALES DE RADIACION

microW/m2
España 4.500.000
China 1.000.000
Rusia 100.000
Suiza 47.000
Liechtenstein (entra en vigor el 2013) 1000

¿COMO NOS AFECTA EL ELECTROSMOG?

¿Qué patologías se relacionan con la electrocontaminacion?

Sabemos que un nivel de radiación relativamente pequeño puede alterar nuestro sistema endocrino y debilitar nuestro sistema inmunológico sobre todo si estamos expuestos a estos mientras dormimos. A esto se les suele llamar electrosensibilidad o síndrome del microondas.

Los síntomas / patologías relacionadas con este tipo de contaminación son:

Trastornos neurológicos como por ejemplo; insomnio , cefaleas , migrañas , dolores de cabeza, deficit de concentración, trastornos sensitivos, caída de cabello, sindrome de fatiga cronica, nerviosismo, depresión , fibromialgia , déficit de melatonina ,Alzheimer, epilepsia, sinusitis , dolores dentales , dolores de mandíbula , entre otros.
Trastornos inmunológicos que se pueden presentar en multitud de formas, como frecuentes procesos gripales, procesos alérgicos, tumores, leucemia (así como varios tipos de cáncer), etc.
Trastornos metabólicos.

En función de la sensibilidad hay personas que notan más los efectos de la radiación que otras. Si ha notado un cambio significativo estos últimos 10-15 años en la calidad de su salud sin motivo aparente (coincidiendo con el aumento exponencial de la contaminación electromagnética) puede que tenga relación con una exposición a electro contaminación. En tal caso, vivir en un lugar que no esté expuesto a contaminación por radiación contribuirá a corto plazo a mejorar en gran medida su confort y estado físico general.

Algo que no se refleja en los estudios realizados (no se refleja porque se experimenta con animales) son cambios psicológicos en la persona irradiada. Muchos afectados comentan que a parte de los trastornos físicos asociados sufrían fuertes accesos de irritabilidad, agresividad y tristeza. Ciertamente este es un campo muy subjetivo y difícil de valorar, pero lo cierto es que algunas de estas personas han experimentado cambios significativos después de reducir los impactos de electrosmog. Cabe señalar que la radiación tiene efectos sobre el sistema hormonal y bioelectrico del cerebro, provocando anómalos picos de actividad en algunas regiones medibles en un encefalograma. Como ya hemos citado antes también se ha considerado como potencial cancerígeno cerebral.

¿Cura?

La única cura contra la electrosensibilidad es que no haya electro contaminación. Hay que tener cuidado porque una vez una persona es electrosensible, no se puede desensibilizar a la radiación electromagnética y cada vez lo será más si sigue expuesto. Aunque la mayoría de pacientes diagnosticados de electro estrés o de patologías muy relacionadas como fibromialgia, cefalea, migrañas y insomnio mejoran en gran medida al estar en un ambiente con menos contaminado.

En general provoca perturbaciones en el sistema nervioso que se traducen en dolores extraños y de difícil diagnóstico. Un síntoma muy usual son dolores en la cara que no tienen un origen claro como sinusitis rebeldes. Por extensión afectan al conjunto de la boca provocando dolores dentales (sobre todo en la parte delantera por ser irradiados desde la nariz) y bruxismo (más relacionado con la irritación general del sistema nervioso). La mandíbula también se puede ver afectada por la innervación del nervio trigémino, sobre todo al usar el teléfono móvil, pues la antena emite a unos 5-10 milímetros sobre el nervio, a unos valores que suelen ser de 0,7-1,2 W/kg SAR (tasa de absorción especifica por kilo de masa), que es como si nos situáramos a escasos metros delante de las antenas de telefonía de una estación base… Hay muchos dispositivos para móviles en el mercado (pegatinas holologramas , chips…), pero por lo que hemos medido no son efectivos.

Otro efecto hormonal que los estudios han constatado es un déficit de melatonina en individuos expuestos a radiación durante las horas de sueño. La melatonina (conocida como la hormona del sueño) es segregada por nuestro cerebro cuando oscurece e induce a dormir. Según indican los estudios la radiación de campos electromagneticos hace que esta hormona actúe como si estuviéramos recibiendo luz solar. Esto provoca un efecto de desajuste en el ritmo del sueño, insomnio y un sueño menos profundo.

En general todas las patologías que afectan al sistema nervioso (bioelectricidad cerebral) se ven potenciadas por la radiación electromagnética, ya que constituyen una carga extra de irritación sobre un sistema ya deficitario.

Otros trastornos menores relacionados con los campos eléctricos y magnéticos como las cefaleas y las migrañas también se ven potenciados. La mayoría de personas que las sufren son conscientes de que según el lugar en el que se encuentran sus dolores se potencian o disminuyen. Esto se ve influido por múltiples factores como otras alergias, otros tipos de contaminación o alteraciones psicosomáticas, aunque un ambiente sano suele tener un gran peso.

Aun llevamos escasos 10 años desde la implantación masiva de tecnologías inalámbricas y no se han podido publicar estudios epidemiológicos a largo plazo. Será difícil hacerlo porque hay mucha diferencia de exposición entre la población (depende de si usamos el móvil, si tenemos wifi, si hay un repetidor de radiofrecuencia cerca…). No pasa lo mismo con la baja frecuencia (mayoritariamente alta tensión) que ya lleva unos 50 años de implantación masiva en todo el planeta. Si tenemos una línea de alta tensión cerca de nuestra vivienda la exposición es constante y más uniforme a lo largo de su trazado de torres de alta tensión. En este caso el debate sobre la electricidad ya hace años que se ha cerrado con la conclusión final y unánime de que las redes de alta tensión de baja frecuencia y sus transformadores provocan cáncer, sobre todo leucemia en niños. Tanto baja o alta frecuencia estamos hablando de las mismas energías con longitudes de onda diferentes: campo electrico y campo magnetico. Quizás pesa más la comodidad de la tecnología electronica y electrica que enfrentarnos a un futuro de salud deficiente. En la actualidad hay asociaciones como AVAATE (Valladolid) y APQUIRA (Barcelona) de afectados que luchan por defender los derechos de los afectados.

Si crees que la contaminacion electromagnetica ha empeorado tu salud, existen soluciones técnicas muy eficaces que aplicadas por profesionales reducen los niveles de exposición para conseguir un ambiente totalmente saludable desde el punto de vista de CEM.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*