¿Cómo se hacen las chapas?

Las chapas son un complemento que, aunque tuvieron su apogeo hace muchísimo tiempo, todavía siguen estando muy presente en la sociedad. No sólo son muy estéticas, si no que también forman parte las estrategias de marketing que siguen las empresas con el objetivo de llegar al cliente potencial. También se pueden crear para, por ejemplo, hacer un regalo a una persona muy especial.

A día de hoy podemos encontrar servicios de creación de chapas personalizadas en las que se puede integrar una frase, eslogan, una fotografía, o lo que se nos ocurra. Las opciones son muy variadas, por lo que seguro que podemos dar forma a la chapa que tenemos en mente.

Las chapas más modernas, qué podéis ver aquí, se fabrican a través de un proceso avanzado que asegura la máxima calidad posible.

¡No te damos más la chapa! Sin más preámbulos detallamos los pasos más habituales que se siguen para crearlas.

¿Cómo crear chapas paso a paso?

La forma más fácil de crear chapas es utilizando una máquina especialmente diseñada para ello. Existen algunos procedimientos o herramientas caseras que nos pueden ayudar también con la creación de chapas, pero no son muy recomendables.

Este es el proceso que seguiríamos con una máquina profesional:

  • Idea: Antes de nada, habrá que pensar en la idea para dar forma a la chapa. Estudia el contenido y, en base al mismo, tendrás que elegir un molde que se corresponda. También hay que considerar el tipo de máquina que se vaya a usar, y es que no todos son compatibles con cualquier tipo de molde.
  • Tratamiento de la zona delantera: Cuando ya tengamos el molde elegido, y la máquina lista para trabajar, empezaremos por la zona delantera. Colocamos dicha zona en la chapa y colocamos el papel sobre la misma. Para ello se recomienda utilizar un diseño siguiendo el alineado horizontal. Colocamos el plástico sobre el papel, giramos la máquina y hacemos presión. Y así, de esta forma tan sencilla, ya tenemos creada la chapa con el estilo correspondiente.
  • Tratamiento de la zona trasera: Generalmente no habrá que tocar mucho en la zona trasera, ya que habremos elegido el diseño cuando seleccionábamos el molde. Algunas máquinas nos permiten personalizar, en cierta medida, dicha zona.
  • Procedimiento alternativo: El proceso puede variar dependiendo del tipo de máquina a usar. Es posible que, según el caso, tengamos que empezar colocando la parte trasera de la chapa en la posición correcta (nos debemos asegura de que la parte del cierre del imperdible se orienta hacia la zona de la derecha). Cuando tengamos clara la posición correcta, simplemente volvemos a hacer presión. Alineamos el diseño con el imperdible y habremos finalizado el trabajo.

No te preocupes si la primera vez te cuesta un poco más de lo normal, ya que esto es habitual. En el momento en el que ya hagas un par de chapas adquirirás una interesante destreza que te ayudará a ir más rápido. Algo fundamental si tu objetivo es venderlas.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*