Técnicas de rendimiento en el coaching educativo

 

Realmente cualquier tipo de coaching se puede considerar educativo. La final de este tipo de cursos no es realmente enseñar, si no conseguir mejorar el rendimiento del alumno (coachee). Esta es la principal característica que lo diferencia de un proceso de aprendizaje habitual.

Cuando estamos en el colegio, instituto o universidad, el objetivo del maestre debe de ser enseñar la lección as sus alumnos y que estos sean capaces de asimilarla. Una vez hecho esto, se procederá a evaluarse con los llamados exámenes o tests.

Pero el coaching educativo es diferente como ya hemos comentado: la idea básica es enseñarle al alumno el camino más adecuado que debe de seguir para alcanzar esos conocimientos. Es decir: que no se basa en el aprendizaje de esos conocimientos en sí, si no en la selección de una ruta personalizada que va a ayudar al Coachee a conseguir aprender de forma más rápida y duradera en el tiempo.

 

 ¿Qué se quiere conseguir con coaching educativo?

coaching-educativo

 

Determinar el potencial del alumno

El profesor (coach) utiliza el coaching educativo para determinar el “Potencial” de un alumno determinado. Precisamente gracias a la selección de un camino adecuado para este, podrá ver de lo que realmente es capaz y apreciar todos sus límites.

La idea es conseguir que el alumno sea capaz de vencer esos límites y encontrar su propia manera de hacer las cosas. El desarrollo de esa identidad o manera para buscar el camino adecuado, es vital para poder hacer un “coaching” de calidad.

 

 Empatía

Está demostrado que la empatía es la mejor forma que existe para poder acercarse a los alumnos. En este tipo de coaching, el profesor debe de ser capaz de introducirse en la mete del alumno para saber cómo está pensando en resolver un determinado problema.

Además, cualquier conducta de enseñanza agresiva (gritos o golpes en cuanto se pierde el control), lo único que hace es dificultarla. Un buen Coach debe de ser capaz de seguir unas pautas con paciencia y adaptarlas según el comportamiento del coachee. De esta forma, verá como sus esfuerzos empiezan a dar frutos en muy poco tiempo.

 

 Retroalimentación

A la hora de realizar cualquier curso de coaching educativo, hay que tener en cuenta la experiencia del alumno. En el caso de que tenga cualquier duda o problema relacionado, tendrá que comunicarlo al coach.

La palabra retroalimentación se refiere a ello. Por ejemplo: un alumno tiene un problema del que no consigue ver la solución… cuando antes lo sepa el profesor, antes encontrará una buena forma de ayudarlo y ofrecerle el método acertado para llegar hasta a ella. No se trata de darle la solución directamente, si no de darle un proceso o pautas distintas para que pueda llegar hasta a ella… pero siempre utilizando sus propias habilidades.

 

Estos tres factores son imprescindibles para hacer un coach educativo de calidad. Seguirlos a rajatabla es vital para la asimilación de conceptos del alumno.

 

 

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*