¿Cómo tratar las quemaduras?

La piel está sometida a toda una serie de agentes externos que pueden ser agresivos y terminar pasando factura: los más drásticos son aquellos que producen quemaduras y que pueden ser, por ejemplo, la exposición continua a la radiación solar, aceite hirviendo o, incluso, el frío intenso de la nieve/hielo (que, paradójicamente, provoca una quemadura en nuestra piel).

Existen diferentes procedimientos para poder tratar las quemaduras aunque, claro está, dependerá de la gravedad de las mismas.

En este artículo no te vamos explicar cómo tratar las quemaduras de tercer grado porque esto es algo que, debido a su gravedad, deberíamos de ir al médico de inmediato para que éste inicie el tratamiento. Nos vamos a basar en las quemaduras de primer grado (aquellas que afectan a las capas superficiales de la piel) y las de segundo grado superficiales que tan sólo afectan a esta primera capa y a una pequeña parte de la segunda, sin embargo, no suelen ser demasiado graves.

¿Cómo tratar las quemaduras para que no quede marca?

 

como-tratar-quemaduras

Reconocimiento de la gravedad de la quemadura

 

¿Qué es una quemadura de primer grado?

 

Lo cierto es que las quemaduras se pueden llegar a producir muy fácilmente y sin que ni tan siquiera nos demos cuenta: como ya hemos comentado, nos podemos quemar con el sol, con el calor o con el frío, pero también nos afectará la electricidad, líquidos hirviéndoos, así como algunos productos químicos.

La quemadura de primer grado es la que menos gravedad presenta ya que tan sólo afectará a las primeras capas de la piel. Éste tipo de quemadura es la que menos nos va a doler y se presentará por su característico color rojo. Además, cuando presionamos sobre la misma, se tornará de color blanco.

Siempre y cuando la quemadura no presente ningún tipo de complejidad, en el plazo de una semana debería de haberse quemado. Lo más normal es que, mientras se está curando, la piel se “pele”.

Si se sigue el tratamiento correcto, no suele quejar ningún tipo de marca.

¿Qué es una quemadura de segundo grado?

 

Aquí la cosa se complica un poco. En este caso la quemadura ha podido traspasar la primera capa de la piel llegando a la segunda. Aquí, además de su característico color rojo, también presentará un aspecto bastante hinchado y nos dolerá. Además, podría llegar a producirse ampollas con concentración de pus en su interior.

Si estamos hablando de una quemadura de segundo grado leve, en unas tres semanas debería de haberse curado pero, desgraciadamente, la posibilidad de que nos quede alguna marca es bastante elevada.

Si la quemadura es tan intensa que supera los 2,5 cm (cerca de una pulgada), entonces deberíamos de ponernos en contacto con el médico de inmediato.




 

¿Qué es una quemadura de tercer grado?

 

Y la tercera clasificación de las quemaduras hace referencia a las más graves. Éstas actúan ante todas las capas de nuestra piel, haciendo que presente un aspecto negra o blanquecina.

En el caso de que tengamos este tipo de quemadura, debemos de olvidarnos de ver remedios caseros en Internet y centrarnos en acudir al médico de inmediato. Nunca se tienen que intentar tratar este tipo de quemaduras por nuestra cuenta porque la cosa se podía llegar a agravar.

Además, tienen una característica determinada y es que no suelen doler, más que nada porque han afectado a los nervios y no podemos sentir dolor.

Estas quemadura suelen tardar meses en sanar y lo más normal es que dejen una cicatriz bastante prominente.

¿Cómo tratar las quemaduras de primer grado?

 

como-puedes-tratar-quemaduras

En el momento en el que experimentamos una quemadura de primer grado, lo primero que tenemos que hacer es echar agua fría sobre la misma. Además, deberíamos de seguir echando agua fría durante un tiempo de unos cinco minutos aproximadamente.

Si te estás preguntando cómo tratar quemaduras de segundo grado, en este caso deberíamos de dejar las que se enfríen durante un tiempo de unos 15 minutos aproximadamente.

Importante: No cometas el error de poner hielo en la zona quemada. Como hemos comentado anteriormente, el hielo produce una determinada quemadura, por lo que lo único que hará es aplicar la situación.

¿Cómo tratar las quemaduras con miel?

 

A continuación, vamos a ver un método muy antiguo que funciona a la perfección para tratar las quemaduras. Lo que haremos es arrojar una gran cantidad de miel medicinal sobre la zona quemada; la idea es que cubra por completo esta zona teniendo un grosor de, aproximadamente de medio centímetro.

Cuando hablamos de miel medicinal, no nos referimos a cualquiera que podamos encontrar por casa (aunque también nos puede servir): los ejemplos más habituales son la miel de Medihonety (Alemania) o de Manuka (Nueva Zelanda).

Este tipo de miel no lo vamos a encontrar en cualquier supermercado, sino que tendremos que acudir a establecimientos más especializados: sí, desgraciadamente, no puedes encontrar este tipo de miel, deberíamos de decantarnos por miel orgánica, pura y aquella que se venda sin filtrar. Sin embargo, no deberías utilizar la miel de un supermercado porque podría tener algunos elementos agresivos que afectasen drásticamente nuestra situación.

Un tipo de miel a evitar para tratar las quemaduras es aquella que ha sido hecha de rododendro; estamos hablando de un tipo de elemento que dispone de ciertas toxinas que, en el momento en el que tiene contacto con nuestras heridas, podría llegar a producir alucinaciones y cuadros de aturdimiento, por lo que no se recomienda en absoluto.

A continuación, usa un vendaje seco que sea anti adherente. Cubre por completo la zona quemada y añade cinta adhesiva para que se pueda llegar a mover.

Busca atención médica para tratar las quemaduras y…

 

-Nos enfrentamos a una quemadura de segundo grado que tenga una extensión superior a los 2,5 cm.

-Si tienes una quemadura de tercer grado

-Si tienes una quemadura que ha sido provocada por contacto con la electricidad, por un elemento químico, o por la radiación (a no ser que se trate de una quemadura solar de carácter leve).

Las quemaduras de primer grado deben de estar en contacto con el agua durante unos cinco minutos, las químicas también deben de limpiarse el mismo tiempo, y las de segundo grado se deben de limpiar durante unos 15 minutos aproximadamente.

¿Cómo cambiar el vendaje de una quemadura?

 

tatar-las-quemaduras

Cómo la quemadura no va a sanar de la noche a la mañana, tendremos que ir cambiando el vendaje de forma progresiva para evitar que se infecte.

Antes de hacerlo, tendremos que tener nuestras manos completamente limpias. En el caso de que la quemadura la tengamos en la mano, necesitaremos de ayuda para poder cambiar el vendaje.

Por lo general, con agua y jabón debería ser suficiente para desinfectar.

Retira el vendaje con mucho cuidado

 

Lo más normal es que una parte de la piel se quede pegada al vendaje; esto nos está indicando que nuestro organismo está rechazando la piel muerta, y está dejando que aflore la piel nueva. Sin embargo, este proceso puede ser doloroso, por lo que tiene que hacerse con mucho cuidado.

Según algunos estudios, si hemos realizado el tratamiento con miel, el cambio del vendaje será mucho más sencillo y se minimizará la posibilidad de experimentar dolor.

En el caso de que estés quitando el vendaje y te estés llevando una gran cantidad de piel suelta, es posible que tu piel todavía no esté lista para poder realizar este proceso. Deja que tu organismo se encargue del proceso de cicatrización: el tejido poco a poco se irá cayendo sin tener que estar arrancándolo al quitar el vendaje.

Investigación de la quemadura

 

Cuando tengamos visión directa con la quemadura, tendremos que buscar si existe infección. Tendremos que analizar si hay pus, si se ha generado ampollas, o si hay pequeñas inyecciones con un líquido transparente en su interior. Estas ampollas no se deben de explotar bajo ningún concepto.

En el caso de que presentemos algunos síntomas como fiebre, deberíamos de ponernos en contacto con el profesional para que inicie un tratamiento adecuado.

Tratamientos antibióticos para combatir la infección

 

Si piensas que empiezas a experimentar algunos síntomas de infección, pero todavía no es grave, puedes utilizar una crema especial o un ungüento para evitar la proliferación de bacterias, aunque la miel ya tiene ese efecto.

No obstante, si la infección es bastante grave, deberías de ponerte en contacto con el facultativo antes de estar probando soluciones caseras.

¿Debería lavar la miel?

 

Posiblemente nuestra primera reacción sea lavar la miel… Pero esto no deberíamos hacerlo ya que en ese momento habrá creado una barrera de protección que evitará cualquier intrusión de bacterias externas. Deja la piel en la zona herida y se acelerará el proceso de cicatrización.

Eso si, en el caso de que la barrera de miel se haya visto mermada, puedes volver a añadir tanta miel como sea necesaria para abarcar la totalidad de la superficie. Acuérdate, necesitamos que cubra medio centímetro aproximadamente.

Aplicando un nuevo vendaje

 

A continuación, utilizaremos un nuevo vendaje y lo aseguraremos utilizando una cinta adhesiva para evitar que se pueda llegar a desplazar.

¿Cuánto tiempo tardará en sanar la quemadura?

 

tratamiento-de-quemaduras

El tiempo de sanación de la quemadura dependerá de toda una serie de factores como la gravedad de la misma, así como el tiempo de curación de nuestro organismo. Es importante que cambies el vendaje de forma diaria y que vayas agregando más miel en el caso de que sea necesario.

Finalmente nos encontraremos con una herida rosácea que presentará ciertos bultos.

Ese momento será clave para poder saber que nuestra querida nos está pidiendo algo de aire. Pero en ese momento cuando tengamos que retirar el vendaje durante un par de horas, volvemos a aplicar miel y cerramos con el mismo vendaje.

La quemadura de primer grado debería de estar sana en la primera semana, la de segundo grado en unas dos semanas. En el momento en el que ya no quede ni rastro de la misma, procederemos a limpiar la miel utilizando agua fría.

En el caso de que la quemadura tarde más en sanar de lo normal, deberíamos de ponernos en contacto con el médico de inmediato.

Algunas advertencias a tener en cuenta

 

-Para enfriar la quemadura lo único que puedes utilizar es agua, siendo el elemento más respetuoso con nuestro organismo. Nunca uses hielo.

-Si tienes una quemadura de segundo/tercer grado, no quites la ropa o el material que se haya adherido a la misma. Esto podría causarnos mucho más daño.

-Existen algunos remedios que se centran en la aplicación de aceite o mantequilla a la quemadura. Éstos tampoco deben de ser usados.

¿Cómo tratar una quemadura de sol?

 

Si quieres saber cómo se deben de tratar las quemaduras solares, puedes seguir la línea completa de escribimos en este enlace: http://porquepuedo.net/tratar-una-quemadura-solar/

 

¿Cómo tratar una quemadura de aceite?

 

picaduras-o-quemaduras

El aceite es un alimento que adquiere una temperatura muy elevada para poder cumplir con su función y, excepcionalmente, cualquier salpicadura puede llegar a convertirse en una gran quemadura cuya curación puede durar bastante tiempo (incluso aunque estemos hablando de pequeñas salpicaduras).

Las quemaduras causadas por el aceite son parte de nuestra vida y, por esta razón, es interesante conocer algunos remedios caseros para tratar las quemaduras de aceite.

No obstante, como ya hemos comentado en varias ocasiones en este artículo, si la quemadura de aceite fuera demasiado extrema, deberíamos de acudir al médico ya que el aceite también tiene la facultad de quemar varias capas de nuestra tierra.

Remedio con agua fría y hielo con sal para tratar una quemadura con aceite

 

Si, sabemos que hemos dicho que el cielo no es un buen recurso para una quemadura, pero sí para aquellas que se han producido por salpicaduras de aceite. Cuando nos quemamos con esta sustancia, es importante refrescar la zona afectada de forma inmediata y, a mayor temperatura del agua, mejor será el resultado.

Si añadimos un poco de sal a la quemadura, lo que estamos haciendo es acabar con las arterias y con los gérmenes podrían causar toda una serie de infecciones o enfermedades en la zona afectada.

Por último, deberías de aplicar un poco de hielo en la zona durante unos 15 minutos aproximadamente.

 Remedio de Aloe Vera natural como tratamiento para las quemaduras

 

No es ningún misterio para nadie que el aloe vera tiene toda una gran cantidad de usos que pueden facilitarnos la vida, y el tratamiento de las quemaduras es uno de ellos.

Lo único que tenemos que hacer es tratar la quemadura con una hoja que acabemos de cortar (en el caso de que no tengamos, lo que deberíamos hacer es plantarla en una maceta). Se sabe que nos ayudará con nuestro problema gracias a sus propiedades astringentes, así como a la habilidad que tiene para agilizar la curación de heridas.

De hecho, si no tenemos acceso a la planta, después de saber que existen toda una gran cantidad de geles y cremas naturales que utilizan como sustancia base el aloe vera… No obstante, la planta natural suele ser la mejor opción.

 Pepino como remedio para tratar las quemaduras del aceite

 

El pepino también para ayudarnos con este problema. El jugo de este elemento es perfecto para convertirse en el tratamiento de una quemadura (además, también existen algunos remedios que indican que puede valer para aliviar las quemaduras solares).

Lo único que tenemos que hacer es cortar un generoso trozo de pepino y colocarlo en la zona afectada. Si esta zona es demasiado extensa, podemos utilizar varios trozos, pero asegurándonos de que sean lo más finos posibles.

Truco: El pepino conseguirás realizar su labor de una forma todavía más importante en el caso de que esté frío, por lo que podemos meterlo al congelador durante algunos minutos antes de usarlo.

Remedio con aceite de oliva para tratar quemaduras de aceite

 

Esto puede ser algo contradictorio desde el primer momento ya que es precisamente el aceite de oliva es que ha causado el problema. No obstante, una de sus principales propiedades es que tiene la capacidad para poder desinfectar la zona y potenciar la cicatrización de la quemadura.

Simplemente tendremos que aplicar un par de gotas sobre la quemadura y dejaremos que sus propiedades hagan efecto durante una hora más o menos. Una vez que haya pasado ese tiempo, pero tendremos que retirar.

Y no solamente te va ayudar a tratar la quemadura, sino que también te dejara una piel muy brillante y suave, ya que es uno de los aceites esenciales que necesitamos para mantenerla.

Pasta de dientes

 

Este es el clásico remedio “de la abuela” que tiene un gran efecto sobre la quemadura. En el caso de que no tengamos ni aceite de oliva, ni pepino, ni la planta de aloe vera, podemos utilizar una pequeña cantidad de pasta dental.

No acelera la curación como muchas personas piensan, sino que tiene la habilidad de evitar que el aceite hirviendo siga quemando nuestra piel (digamos que es capaz de frenar el proceso). Además, esto servirá para minimizar la posibilidad de que nos pueda llegar a crear marca.

Y también debes de saber que…

 

Un error bastante habitual que se suele cometer cuando nos quemamos con aceite en vendarlnos la herida con una gasa. Lo cierto es que la piel necesitará oxigenarse para sanar… Sin embargo, si la heridas es grave, sí que tendrá que ser cubierta y será el doctor quien decida cuál es el tratamiento que vas a seguir.

Estos son los mejores remedios naturales para tratar las quemaduras por aceite

¿Cómo tratar quemaduras láser?

 

Y terminamos con este tipo de quemadura que, aunque no suele ser el más habitual, si que puede ocurrirnos en ciertos momentos de nuestra vida.

Y es que la tecnología láser cada vez está más integrada en los centros de belleza: se pueden utilizar para tratamientos de eliminación de arrugas, ayudan a que el cuerpo pueda eliminar tatuajes, son un potente remedio para acabar con las cicatrices y las estrías, así como las soluciones del cual para conseguir la depilación permanente.

El problema que tiene es que la luz del láser es demasiado intensa y, si no se controla, o se tiene en cuenta el tipo de piel del paciente, podría llegar a producir quemaduras de cierta gravedad.

Si detectas que se ha quemado con un láser, nosotros hemos preparado un remedio muy eficaz que te va a venir perfectamente.

Remedio natural para tratar las quemaduras por hacer

 

Te hará falta

 

Algo de hielo

-Un paño seco

-Un vaso de leche

-Pequeñas bolas de algodón.

Inicio del remedio

 

  • Empezaremos colocando una compresa que esté fría sobre la herida. A continuación, utilizaremos una bolsa de siglo envuelta en el baño y la colocaremos en la zona durante unos 10 minutos aproximadamente. Cuando haya pasado el tiempo, la retiramos para que la piel puede acoger la temperatura adecuada. Éste proceso lo vamos a repetir cuando haya pasado una hora.
  • El siguiente paso será sumergible una de las bolas de algodón en la leche y la colocamos justamente en la zona de la quemadura. Cada 20 minutos deberíamos de repetir este procedimiento ya que en la leche tiene propiedades que actúan contra la quemadura y evitan que el dolor prolifere.
  • Si llevamos a cabo este remedio durante un par de días, el proceso de curación se agilizará y la posibilidad de que quede cicatriz será menor.

Otras recomendaciones para tratarlas quemaduras por láser

 

Woman applying Aloe Vera gel on her sunburned shoulder

Protector solar

 

Deberías utilizar protector solar siempre y cuando vayamos a estar mucho tiempo expuestos a los rayos solares. Sobre todo en la zona afectada una vez que se haya recuperado. Y es que esta zona, aunque visiblemente pueda parecer que ya está en buen estado, lo cierto es que debe de ser protegida de los rayos del tipo UVA /UVB porque podrían afectar drásticamente.

Aloe Vera

 

La planta de aloe vera también es muy buena para poder tratar las quemaduras por láser. Si la metemos en el congelador de antemano, tendremos un líquido fresco que te va a venir a las mil maravillas.

Miel

 

La miel es otro de los productos clave a la hora de tratar las quemaduras, y las infecciones provocadas por ella.

Hidratación

 

Y no se nos debe de olvidar beber mucha agua ya que una piel quemada es el equivalente a una piel deshidratada: si bebemos la suficiente cantidad de agua, también agilizaremos el proceso de curación.

Y con esta extensa guía pensamos que ya tienes toda la información que necesitas a la hora de tratar quemaduras.

 

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*