Ventajas de las columnas hidromasajes

Recientemente hemos procedido a cambiar la bañera por ducha adquiriendo también uno de los mejores modelos en columnas hidromasajes. Llegamos de un agotador día de trabajo y nos damos una reconfortante ducha. Además: tenemos el cuerpo algo dolorido por lo que decidimos activar la columna y orientar los chorros de agua para que nos hagan un reparador masaje en nuestra espalda.
Esta es la principal ventaja de este tipo de duchas así que si estás buscando una opción para sustituir tu bañera, esta podría ser la opción más adecuada.

¿Qué ventajas tienen los “hidromasajes?

Al aplicarse los chorros de agua con una gran potencia sobre algunas zonas de nuestra piel contribuye a la mejor circulación del torrente sanguíneo. Además, también nos puede ayudar a tratar ciertos problemas derivados de la circulación de la sangre como pueden ser varices, hemorroides, pies fríos…; es decir, que nos ayudan a mejorar nuestra salud y calidad de vida.
También se recomiendan para algunos problemas de piel como Dermatitis atópica o psóriasis.

Por otra parte, el simple hecho de meternos en una des estas cabinas de hidromasaje nos hace relajarnos, olvidarnos de todos nuestros problemas y sentir como los chorros van masajeando nuestra espalda. Los expertos recomiendan que la temperatura perfecta para hacer los masajes debe de oscilar entre los 33 y los 38 grados centígrados.

Contribuyen a reducir nuestro nivel de estrés. Esta comprobado que un hidromasaje dado en una de las cabinas de ducha más habituales ayuda a reducir nuestro estrés en un porcentaje muy importante; además, es conveniente darse uno cuando nos encontremos ante algún tipo de situación complicada o problema ya que podremos pensar con más claridad.

Las bañeras convencionales también nos ofrecen hidromasajes muy buenos pero tienen el inconveniente de que necesitamos llenarla para ello. Esto conlleva un gasto de dinero y una pérdida de tiempo que a veces no tenemos. Si somos muy dados a este tipo de masajes, lo mejor que podemos hacer es sustituir nuestra ducha cuando antes para incorporar en nuestro aseo una estupenda cabina de hidromasaje.

Así que ya tienes la excusa perfecta para “cambiar la bañera por ducha”: ya no solo por los beneficios que puede aportar en tu cuerpo, si no por su facilidad de uso y el toque estético de distinción que puede aportar a tu cuarto de baño.

Si quieres darte un buen masaje, ya sabes lo que tienes que cambiar en tu baño.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*