Causas habituales de la disfunción eréctil

Saber

La disfunción eréctil o impotencia sexual, es un problema que afecta al orden y que le hace imposible que pueda manifestar una erección. Podría conseguirla, pero también tener dificultades para lograr mantenerla el tiempo suficiente para tener relaciones íntimas plenas.

Hay muchos factores que podrían explicar este trastorno. Las vamos a estudiar en detalle en las siguientes líneas:

¿Cuáles son las causas más comunes de la disfunción eréctil?

1.     Cirugía o traumatismo

Hay ciertas cirugías que podrían producir la disfunción eréctil, como podría ser aquellas que afecten a la región pélvica, aquellas que se pueden llevar a cabo en afectados por cáncer de vejiga, recto o próstata.

Además de las muchas consecuencias de las operaciones en dicha zona, también podría afectar a los nervios de la misma, y hasta a los vasos sanguíneos. Y esto podría explicar la disfunción eréctil en el paciente.

2.     Dolencias crónicas

Existen ciertas dolencias crónicas que también podrían producir esta enfermedad, como es el caso de insuficiencia renal, hipertensión arterial, diabetes, dolencias a nivel cardiovascular, incluso trastornos mentales como ansiedad, depresión, entre otros problemas psicóticos.

Una de las enfermedades que más se asocia con la disfunción eréctil es la diabetes. Y es que se calcula que alrededor de un 50% de los pacientes la padecen.

Otra enfermedad que afecta en gran grado a la población es la diabetes (Entre 2-4 de cada 10 personas la sufren). De este porcentaje, entre un 25-30% de los hombres también padecen de disfunción eréctil.

Existe una relación entre la tensión arterial y esta impotencia. Todo parece indicar que, si se logra controlar la tensión, también se minimizaría la posibilidad de padecer la impotencia.

Otro dato interesante es el siguiente: entre un 40-80% de los hombres que tienen algún problema del corazón también tienen problemas para tener erecciones.

Un 5% de los hombres que parecen problemas hormonales también sufren de disfunción eréctil.

3.     Fármacos

Algunos fármacos tienen la disfunción eréctil como un efecto secundario.

Por ejemplo, aquellos que se utilizan para tratar problemas de concilio del sueño, los que intervienen en tratamientos contra el cáncer, radioterapia, tratamientos para reducir los niveles de colesterol, la úlcera de estómago, entre un largo etcétera.

Si se ha detectado que el problema de disfunción eréctil está relacionado con el consumo de un fármaco relacionado con un tratamiento, no se debe dejar sin más ni sustituirlo por otro. En este caso, habrá que ponerse en contacto con el facultativo para que, tras contarle la situación, sea el que nos indique lo que hacer.

4.     Factores psicológicos

Determinados factores psicológicos también pueden jugar en nuestra contra a la hora de tener una erección.

  • Por ejemplo, podríamos estar hablando de traumas del pasado.
  • Podría relacionarse con algún tipo de problema con los padres.
  • Podría aludir a problemas con la pareja (como infidelidades).
  • Se podría relacionar con haber recibido un tipo de información sexual incorrecta o una educación moral muy restrictiva.

Tanto como si crees que tu problema deriva de estas causas, como si no, es importante contactar con un profesional para que haga un diagnóstico cuanto antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*