​¿Cómo cobrar una deuda?

Son muchos los autónomos y PYMES los que se enfrentan de manera regular a situaciones en las que no consiguen cobrar sus facturas.

Ya sea porque no pueden hacer frente al pago en ese momento, como por otras razones, esta acción genera una deuda que el autónomo o empresario tendrá que resolver de alguna manera.

Por fortuna, existen algunos recursos que le pueden ayudar. Aquí vamos a analizar algunos de estos recursos:

​¿Qué recursos tenemos para cobrar una deuda?

​Empresas de cobro de morosos

Las empresas de cobro de morosos se encargan de recordarle al deudor de forma continuada que existe una deuda y que tiene que hacer frente al cobro de la misma.

Dependiendo de la empresa de la que estemos hablando, las técnicas que se pueden seguir son muy variadas: por ejemplo, se podría presentar una persona disfrazada a los lugares que frecuenta para exigirle el pago, dar a conocer la deuda entre su círculo de amigos.

La estrategia es terminar molestándole tanto que al final no le quede más remedio que pagar.

​Empresas de recobros

Otra de las soluciones a la cuestión de como cobrar una deuda pueden ser las empresas de recobros.

Estas entidades funcionan como intermediarios entre los acreedores (es decir, aquellas partes a las que se debe una determinada cantidad) y la parte deudora.

Estas agencias de recobro cobran una determinada cantidad que, o bien va en función de un % de la cantidad que se recupere, o bien de una cuota mensual que pagará el acreedor.

La manera que tienen de funcionar las empresas de recobro es bastante simple: se ponen en contacto con el deudor en nombre de la empresa a la que deben dinero. En el caso de que no accedan, amenazarán con incluirles en un fichero de morosos.

​Negociación directa

Una de las formas más efectivas que se nos presentan para cobrar una deuda es a través de la negociación directa. Esto quiere decir que el acreedor debe visitar al deudor y llevar a cabo una negociación con el objetivo de que ambas partes ganan.

Esta táctica es bastante efectiva, hasta el punto de que se podría llegar a cobrar en torno a un 85% de las deudas comerciales. Es posible que suponga la reducción de una parte de la deuda, pero valdrá la pena a no cobrar nada.

​Aplicación de intereses

Es una medida que ayuda a que las deudas se cobren antes. En el momento en el que se especifica el pago es conveniente indicar unos intereses que se aplicarán en el caso de que no se satisfaga en los plazos convenidos. A estos se le conocen como intereses de demora al deudor.

Dependiendo de lo que se especifique, estos se pueden ir incrementando a media que vaya pasando más tiempo.

Recuerda que si la negociación directa no funciona, siempre puedes ponerlo en manos de una empresa especializada que sea la que se encargue de llevar todo el proceso por ti.

Random Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*