Como cuidar superficies y suelos de madera

Como

Los suelos de madera son nuestros claros favoritos. Son muy estéticos, combinan con casi cualquier estilo, son cálidos en invierno y frescos en verano, además de que tienen un coste más económico que otros tantos tipos de suelo.

Pero para que sigan teniendo esa apariencia tan característica, es fundamental someternos a un tratamiento óptimo. Cualquier recurso inadecuado o producto agresivo, podría causar un daño irreparable.

Por fortuna, aquí tienes unos trucos que pueden funcionarte muy bien:

Tips para cuidar superficies y suelos de madera

1.     La importancia de utilizar un barniz

Con el paso del tiempo se han ido buscando métodos para preservar los suelos de madera. Empezaron aplicándose ceras, pero tenían el problema de que era fácil dejar huella en la superficie.

Los siguientes productos eran los aceites, pero su mal olor y su difícil mantenimiento los dejaron en desuso rápidamente.

Los barnices acabaron convirtiéndose en el producto definitivo, especialmente los barnices poliuretano. Estos se caracterizan por ser fáciles de aplicar, por conseguir una buena resistencia al desgaste y por aguantar la abrasión.

Asegúrate de elegir un buen barniz y protegerás tu suelo de madera, al mismo tiempo que le devolverás su brillo natural.

2.     Limpieza

Es fundamental quitar el polvo y las manchas de forma continuada, ya que así lograremos que los tratamientos de productos duren mucho más.

Un buen mantenimiento a diario consiste en usar un cepillo de cerdas suaves para barrer el suelo (si usas uno de cerdas duras, lo estropearás).

Es posible usar un aspirador, pero siempre con los accesorios correspondientes para adaptarse al suelo de madera.

En cuanto al fregado, nuestra recomendación es emplear una fregona de microfibra. Llena el cubo con agua jabonosa y un limpiador de pH neutro.

No se recomienda la mopa a vapor, ya que irá penetrando en la madera poco a poco, hasta estropearlo.

Seca muy bien el suelo. Puedes usar una mopa de microfibra.

3.      Brillo

Un error muy habitual que se suele cometer en los suelos de madera es utilizar el primer producto que se encuentre en el mercado, con tal de devolverle el brillo natural. Como ya hemos comentado, un producto demasiado agresivo podría acabar con la apariencia del suelo para siempre.

Olvídate de productos como amoníaco, vinagre sin diluir, blanqueadores con cloro o aceite de pino, ya que son muy agresivos.

Antes de usar cualquier producto, lee siempre la etiqueta.

4.     Rayas en el suelo

Los descuidos, el mal uso o simplemente el paso del tiempo, podrían producir desperfectos muy importantes en el suelo. Por ejemplo, se podrían presentar rayas en cualquier momento, incluso abolladuras.

La forma de proceder ante este problema es lijando o acuchillando la madera. Dependiendo del estado en el que se encuentre la madera, este lijado tendrá que ser más o menos profundo.

Si no tienes mucha idea de cómo se debe proceder, lo mejor que puedes hacer es contratar a un profesional para que se encargue de todo.

Sigue estos tips y podrás cuidar las superficies y el suelo de madera con mucho detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*