¿Por qué consideran la herradura como un amuleto de la suerte?

Saber

La herradura está considerada como uno de los amuletos más interesantes para atraer la buena suerte.

Lo cierto es que esta creencia tiene mucho más tiempo de lo que te imaginas: existen referencia de que ya en el Antiguo Egipto se usaba. Además, también hay muchas referencias a las herramientas en la iconografía islámica.

Algunas posibles teorías sobre la herradura de la suerte

Son muchos los expertos los que indican que la creencia de que la herradura da buena suerte está relacionada con la composición del mineral: hierro.

Y es que este material siempre se ha tenido en alta estima debido a su gran resistencia, y es que incluso es capaz de soportar el fuego (recordemos que los elementos básicos se consideraban prácticamente dioses en el pasado).

No solo es capaz de aguantar altas temperaturas, sino que también es versátil: con el hierro se podían crear armas (como espadas o lanzas), herramientas de defensa (como escudos), incluso hasta herramientas para trabajar el terreno.

Muchas personas miraban incrédulos como a los caballos les ponían herraduras, cuando al animal no le pasaba nada. Entonces empezaron a creer que se trataba de una especie de amuleto que evitaba que el animal sufriese algún tipo de daño.

Para conocer más sobre el significado de la herradura de la suerte debemos conocer la leyenda de San Dunstán. Esta leyenda habla de un hombre llamado Dustán que se dedicaba a la herrería.

El Diablo escuchó esta habilidad y le llevó a su caballo para que le pusiera herraduras. Para ello, se encargaba de tentar a Dunstán de diferentes maneras: por ejemplo, se disfrazaba de una hermosa joven para engañarle.

Dunstán se dio cuenta rápidamente del engaño, pero aceptó el trabajo con el objetivo de hacer una treta. Con la rapidez del rayo, el herrero agarró el pie del Diablo y clavó la herradura en la misma.

El Diablo rugiendo de dolor, le suplicó que le quitase la herradura. Dusntán lo hizo, a cambio de que prometiese que nunca más entraría a ninguna casa, y el ser del inframundo no tuvo más remedio que aceptar.

De ahí que se considere a San Dunstán como el patrón de los herreros, cerrajeros, joyeros, orfebres o músicos.

Algunas supersticiones con herraduras

  • Hay quienes las utilizan como un amuleto de buena suerte, como un pequeño empujón para atraer la dicha a nuestras vidas.
  • También se la asocia como una protección contra el mal. Esto está relacionado con el metal, ya que existe la creencia de que las fuerzas malignas no lo soportan.
  • Se piensa que también atrae la fortuna. Cuanto más vieja sea la herradura encontrada, más capacidad tendrá de atraer la buena suerte.
  • El nº 7 tiene propiedades mágicas. Se pieza que una herradura con 7 agujeros es la que más suerte da.
  • Una superstición dice encontrarse una vieja herradura, escupir en ella y lanzarla por encima del hombro izquierdo a la vez que se pide un deseo trae buena suerte. El deseo solo se cumplirá si no se revela a nadie.

Ahora ya conoces el origen de la herradura como amuleto y algunas de las supersticiones más comunes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*