¿Cómo reparar los arañazos de un coche?

Los arañazos son uno de los problemas más habituales que se pueden presentar en nuestros vehículos. No hace falta más que encontrarnos con un gracioso, acercarnos demasiado a una columna o no tener cuidado con una esquina para que se manifiesten.

A no ser que estemos hablando de un daño muy grave y profundo, lo más habitual es que se pueda reparar utilizando un buen pulimento coche. Eso si, habrá que asegurarse de que se trata de un producto de gran calidad y de que se utiliza la técnica correcta.

Vamos a analizar los principales tipos de arañazos para saber como los podemos solucionar.

Tipos de arañazos, características y solución

Microarañazos

Son aquellos desperfectos que surgen en el día a día por acciones a las que no les damos demasiada importancia. Por ejemplo, si no hemos lavado y secado el coche en buenas condiciones.

Son arañazos leves y es raro que se puedan ver desde lejos. Requieren de una acercarse bastante, aunque se podrían agravar en el tiempo.

Estos pequeños arañazos se pueden corregir con facilidad con un buen producto, como puede ser un pulimento coche 3M. Siguiendo las instrucciones correctamente, no deberíamos tardar mucho en solventarlo.

Arañazos leves

Los arañazos serán leves en el caso de que se hayan producido sin que alcancen la capa transparente o la de color del vehículo. Se pueden apreciar fácilmente, aunque no se llega a ver ni el color del acero u otro tono que no sea el que tiene el vehículo.

Estos se pueden producir por diferentes motivos, como podría ser por el roce de las llaves en un descuido, por la caída de ramas, o instrumentos relacionados.

La solución del pulimento también suele funcionar bastante bien.

Arañazos graves

Sin embargo, los arañazos más graves son aquellos que tienen una profundidad considerable. Se identifican al tener otro tono de color diferente del vehículo o del propio coche.

Son fáciles de diferenciar, incluso hasta a largas distancia. Por desgracia, su reparación no es sencilla, aunque tampoco imposible.

Existen productos especiales con los que podemos probar, aunque es más que probable que nos toque ponernos en contacto con un taller para que desde el mismo se encarguen de llevar a cabo la reparación. Es la única manera de asegurarnos de que la reparación sea efectiva y de que la grieta no se irá haciendo cada vez más grande y profunda.

Kits quita arañazos: ¿La solución mágica?

Lo cierto es que estos kits quita arañazos son muy prácticos porque tienen todos los productos necesarios para hacer desaparecer los arañazos… sin embargo, no puede con todos. Como ya te puedes imaginar, están más bien pensados para microarañazos o arañazos leves, pero no para aquellos más graves.

Estos últimos tan solo se pueden reparar en talleres especializados. En ocasiones, es posible que la única solución sea desmontar y cambiar una pieza por otra para que no haya ni rastro del arañazo.

Hazte con un buen pulimento y es posible que soluciones el problema en un santiamén.

Random Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*